La Policía Nacional en el campo del posconflicto

Columnas de Opinión
Tamaño Letra
  • Font Size

Escrito por:

José Manjarrés Fontalvo

José Manjarrés Fontalvo

Columna: Opinión

e-mail: [email protected]

En los acuerdos de paz, firmado recientemente, por el gobierno actual en cabeza del presidente de la república  doctor Juan Manuel Santos y la extinta guerrilla de la Farc EP; en la Habana Cuba,  queremos resaltar y ponderar los compromisos que  hoy tenemos todos los amantes de la paz y la justicia  social, en aras de robustecer  una reconciliación que  nos lleve a una Convivencia pacífica, que por más de medio siglo, nos fue esquiva y nos  tenía al margen de una posible consolidación de la  paz estable y duradera, en este encuentro de compresión y amor por la patria, hacia el sendero del Posconflicto, como mecanismo para fortalecer nuestro pueblo ; quiero  distinguir con lujo de competencias, las recientes palabras del general Rodolfo Palomino López,  en su condición para la época de Director General de la Policía Nacional cuando manifestó.
  “Estamos llamados a sembrar semillas de paz” de a hay que hacemos alusión que el desafío que hoy nos compromete, es reafirmar los resultados de etapas de recuperación y consolidación, para resolver los retos  de planificación, monitoreo y control  de lo que pueda significar realmente una política pública que convalide un ambiente para una paz estable y duradera. Con esta convocatoria, de  este alto oficial, y lo digo sin temor a equívocos, le coloca la impronta del compromiso ineludible que tiene la fuerza pública y de manera especial la Policía Nacional, ya no como una institución de guerra si no como un instrumento de paz, que nos permita afianzar la seguridad para poder vivir en armonía. Razón tiene nuestro presidente cuando dice que contamos con la policía   mejor capacitada y dotada de nuestra historia, resalta que sobre ese esfuerzo y esa dedicación, es lo que permite que este organismo, sea garante de nuestra democracia, nuestro estado de derecho y la esperanza de una Colombia prospera y en concordia. Hoy por hoy nuestra república,  está viviendo un momento histórico, marcado por grandes retos y expectativas que nos obliga a proteger a esta institución, como la abanderada de estos momentos de concordia, pacificación y afianzamiento  territorial, como un servicio fundamental en el restablecimiento del orden público. No nos cabe la menor duda, el camino que se nos avecina, es hacia unas comunidades seguras y en paz; gracias a nuestra policía Nacional.
Publicidad