Prevalencia de la libertad como derecho fundamental en Colombia

Columnas de Opinión
Tamaño Letra
  • Font Size

Escrito por:

Oscar Bravo Rosado

Oscar Bravo Rosado

Columna: Opinión

e-mail: [email protected]
A nivel de introito se debe reconocer que la libertad ha sido uno de los temas más complejos e indeterminables y por lo tanto inacabados. La libertad se debe entender de dos maneras distintas, la primera como un objeto de la filosofía que tiene que ver con los valores humanos que se desarrolla como un ideal. La segunda ya es algo concreto en si ya no se ve como un ideal si no como algo verdaderamente exigible.


Analizando desde diversos puntos de vistas el concepto de libertad, vemos que su desarrollo deviene desde antes que se concibiera el estado liberal, ya los griegos veneraban intensamente la libertad como un estado en el cual el ser humano se hallaba así mismo. Para los egipcios este concepto de libertad iba hacia un viaje misterioso más allá de la muerte, de la misma manera el cristianismo es básicamente un concepto de libertad, pues se afirma que por la verdad el hombre será libre, y manifiesta que la dignidad del hombre es tan grande que cualquier diferencia ya sea económica, política o social son solo diferencias adjetivas aparentes ante una dignidad intrínseca esencial del hombre que reconoce a Dios, que proviene de lo que es, una criatura creada por Dios, dice la doctrina cristiana que ante El todos somos iguales.

Ya adentrándonos en nuestra legislación colombiana vemos que en la constitución de 1886 en su título III se señalan ciertas libertades como por ejemplo la libertad de Prensa, la libertad de asociación y así en general se venía hablando de este valeroso derecho que tenemos todos los ciudadanos. Posteriormente con la constitución de 1991 esta especifica que Colombia es un estado social de derecho y por ende se debe velar a la protección de las libertades para asegurar el cumplimiento de los deberes particulares y sociales; en el artículo 13 de nuestra carta magna se consagra un derecho fundamental el cual expresa “Todas las personas nacen libres e iguales ante la ley y por lo tanto estos deben gozar de los mismos derechos y oportunidades sin ninguna discriminación”.

En nuestro articulado legislativo se nota la primacía existente de estos derechos fundamentales sobre otros, y esta importancia se la da la constitución política donde establece como referencia a la primacía de los derechos fundamentales en su artículo 5  el cual manifiesta “que el estado reconoce sin discriminación alguna la primacía de los derechos inalienables de la persona”.

Podemos concluir que con este importante derecho fundamental se vuelve a sentir que la persona recobra un valor significativo frente al Estado, y este se ha sentido obligado al cumplimento de su deber en lo que concierne  al tema de la libertad y los derechos que de ellas se derivan.

Más Noticias de esta sección

Publicidad