Es opcional

Columnas de Opinión
Tamaño Letra
  • Font Size

Escrito por:

Alberto Linero Gómez

Alberto Linero Gómez

Columna: Orando y viviendo

e-mail: [email protected]

Era común en las señoras de la calle en la que crecí, usar una expresión cuando otras personas les hablaban de lo que consideraban compromisos y obligaciones.
Cuando alguien se acercaba a una de ellas y le decía algo como “pero mira, tú lo que tienes que hacer es esto...” ellas normalmente respondían, “no señor, yo lo único que tengo es que morirme” haciendo referencia a que las obligaciones no siempre lo son, y a que muchas de las cosas que nos exigimos a nosotros mismos o que nos exigen los demás no tienen ninguna razón de ser.

Me causó mucha curiosidad encontrarme con una frase muy parecida en un programa de los estados unidos, en el que conviven un grupo de científicos que son amigos entre sí. Uno de ellos le decía a su compañero que tenían que ir a hacer una presentación de un proyecto, a lo que su amigo respondió: “Tenemos que alimentarnos, evacuar los residuos de nuestro cuerpo e inhalar suficiente oxígeno para evitar la muerte celular. Todo lo demás es opcional” genial.

A veces tenemos una exagerada proporción de las obligaciones sociales. No son pocas las veces en las que las personas se comprometen a cosas que en realidad no quieren hacer y terminan metidos en situaciones en las que deben comportarse de manera poco sincera y hasta hipócrita porque fueron a un lugar al que no querían ir. Tener, lo que se dice tener, son muy pocas cosas en la vida las que tenemos necesariamente que hacer. Muchas de ellas incluso las haremos porque queremos otras cosas, porque hemos elegido otras y hacer algunas que no nos agradan es la mejor manera de conseguir otras que son más importantes y menos negociables. Pero si creo que debemos empezar a despojarnos de una cantidad de sentimientos de culpa que tenemos por no responder a las falsas expectativas que se crean las demás personas sobre nosotros. “todo lo demás es opcional” “decir No, también es una respuesta” son palabras que se vuelven útiles en momentos en los que las personas que nos rodean empiezan a exigir de nosotros cosas a las que no nos hemos comprometido con ellas, simplemente por la costumbre social que tenemos. Las cosas que tienes que hacer son únicamente las cosas en las que estás comprometido con tu consciencia, si decides ser algo, debes llevar tus decisiones hasta las últimas consecuencias. Si decides tener un hijo sé el mejor padre/madre del mundo, si decides creer en Jesús sé un discípulo fiel, si decides hacer una carrera, haz todo lo necesario para lograr excelencia en ella. Lo que tienes que hacer, es únicamente lo que corresponde con lo que has elegido hacer, vivir, sentir. Todo lo demás, es opcional.