La conveniencia para el gobierno

Columnas de Opinión
Tamaño Letra
  • Font Size

Escrito por:

Andrés Lafaurie Bornacelli

Andrés Lafaurie Bornacelli

Columna: Opinión

e-mail: [email protected]
En Bogotá recientemente la Honorable Corte Constitucional ha proferido un fallo que ha dejado a unos felices y a otros preocupados, aunque en realidad se trata de una decisión que se tomó en derecho y valorando los argumentos expuestos por los demandantes.


Para el gobierno de Juan Manuel Santos se pudo haber visto como una traición o una deslealtad la decisión de algunos Magistrados que, ternados por el mismo gobierno, tomaron una posición adversa a los intereses del gobierno de turno.

La justicia resulta ser buena para algunos miembros del gobierno única y exclusivamente cuando las decisiones los favorecen a ellos, pero cuando esas mismas instancias judiciales adoptan una determinación contraria a los intereses del ejecutivo entonces atacan en manada a los jueces y magistrados cuestionando incluso su imparcialidad.

Es precisamente el tema de la imparcialidad del juez lo que hace gracioso el reclamo del gobierno, pues esos mismos jueces fueron ternados por ellos bajo el supuesto de que con ellos se garantizaría una verdadera imparcialidad de sus decisiones, y ellos a su vez han hecho precisamente lo que les fue encomendado por la ley y la constitución, hacer prevalecer la carta magna por encima de intereses políticos de las administraciones de turno.

Sería irresponsable, por no decir más, que el gobierno pretenda desacreditar las decisiones de esos magistrados, pues al mismo tiempo estaría desacreditando la imparcialidad que dijo tener al momento de ternarlos para llenar las vacantes en la H. Corte. Aquí no se puede hablar de lealtad al gobierno, pues el trabajo de los Magistrados yace en ser leales a la ley y la constitución, más nunca con respecto de su nominador.

PD: Este tipo de actitudes son similares a las que ha asumido la administración del alcalde Rafael Martínez que ante los retrasos en los escenarios de los Juegos Bolivarianos y sobre las obras inconclusas en colegios e infraestructura vial del Distrito, solo culpa a los contratistas que la misma administración escogió para llevar a cabo dichas obras. Señor alcalde, usted es tan responsable de esos retrasos como lo son los contratistas.

¡Feliz Martes!
Publicidad