De uno a Electricaribe ¿Qué tan mala es la prestación de un servicio público?

Columnas de Opinión
Tamaño Letra
  • Font Size

Escrito por:

Andrés Lafaurie Bornacelli

Andrés Lafaurie Bornacelli

Columna: Opinión

e-mail: [email protected]
Los samarios nos hemos acostumbrado a vivir en una ciudad con una de las peores prestaciones de servicios públicos que pudiera tener una capital de más de un millón de habitantes. Electricaribe por años se ha encargado de hacer miserables la vida de cada uno de los que estamos a la merced de su pésimo servicio y de sus aberrantes precios.


La interrupción del servicio de fluido eléctrico en la ciudad ha sido constante, incluso podríamos pensar que lo hacen con dolo, pues cada día el servicio recae sin aparente voluntad de mejorar la prestación y nos sigue llevando a un profundo punto de no retorno, el cual podría conllevar a una rebeldía ciudadana y al impago de las facturas de energía por parte de la comunidad en general.

La ciudadanía, los usuarios y las administraciones locales y departamentales nos hemos pronunciado y hemos exigido a Electricaribe S.A E.S.P la correcta prestación de este servicio, el cual es de extrema vitalidad para la comunidad. Hospitales, colegios, universidades, comercios y hogares sufren día a día la desidia y la displicencia con la que Electricaribe atiende u ofende a sus usuarios.

Es inconcebible que Santa Marta, aun con las maravillas naturales y siendo la potencia turística que siempre ha sido, cuente con una empresa prestadora de servicio de energía de semejante ineficiencia y mediocridad. En algunos sectores de la ciudad el fluido eléctrico se ve interrumpido hasta ocho veces diarias por espacios de entre una y seis horas, sin contar con los perjuicios materiales que dejan tales interrupciones.

Si la empresa no se encuentra en condiciones de mejorar el servicio quizá es hora de dar un paso al costado y permitir que los samarios de una vez por todas seamos tratados con dignidad y respeto por una empresa que procure satisfacer las necesidades de sus usuarios y no solamente llenarse los bolsillos a costa del sufrimiento de la comunidad.

¡Feliz Martes a todos, menos a Electricaribe!
Publicidad