La educación colombiana hacia el mercado internacional

Columnas de Opinión
Tamaño Letra
  • Font Size

Escrito por:

Franco Nazatte Martínez

Franco Nazatte Martínez

Columna: Comercio Exterior

e-mail: [email protected]

A medida que la tecnología ha hecho del mundo un pañuelo, las universidades han encaminado sus esfuerzos hacia el planeta "la globalización impone retos particulares a las universidades."

Colombia no es la excepción, por lo que es necesario que sus egresados tengan conocimientos que puedan ser puestos al servicio de la sociedad global. De acuerdo con Jameshed Bharucha, vicepresidente de la Universidad Tufts de Massachusetts, "el poder de cambio que tienen los estudiantes que se adaptan al mundo globalizado es poderoso."

Es imprescindible que los colegios inicien conocimientos de la globalización y más universidades se unan para traducir el conocimiento hacia el mercado internacional. Es necesario en este mundo internacionalizado, reestructurar las instituciones para que preparen mejores estudiantes que aprendan y exploren el comercio internacional y que sus conocimientos sean una pasión de innovación.

El camino hacia la globalización tiene dos fragmentos: internacionalizar la educación de todos los colombianos y vender al país como un destino educativo. Para lograr el primer objetivo, las universidades actualmente han integrado un amplio abanico de programas que van desde intercambios hasta giras académicas para que les permitan a los estudiantes un conocimiento más amplio del mundo y formar hombres intelectualmente capaces para que puedan traer experiencias explicativas para el desarrollo de Colombia.

Ahora bien, un estudiante que domine otro idioma y conozca otras culturas y sociedades es una mina de oro que todo el mundo quiere explotar.

En este mundo globalizado, no podemos pensar en un ingeniero, ni en ningún otro profesional, que no se mueva como pez en el agua en un ambiente internacional. Debe conocer costumbres norteamericanas, saber los protocolos de comportamiento cuando se negocia con un chino y deben tener todas las herramientas para poder realizar trabajos en equipo con personas de otras nacionalidades.

Por otra parte, las universidades colombianas están trabajando para posesionarse como un destino académico, bien sea en términos de un intercambio cultural o para aprender y perfeccionar el español. Por ejemplo, en la Universidad la Gran Colombia, actualmente, hay estudiantes de España y Méjico.

El intercambio también se extiende a los profesores, esto es una excelente manera de intercambiar conocimientos y métodos pedagógicos. Para entenderse con el mundo hay que intercambiar dichos conocimientos y estar a la par de los programas de internacionalización o globalización.

Además, las universidades deben adelantar proyectos de acreditación de calidad académica y que sean dirigidos por modelos internacionales y que sus estudiantes sean ciudadanos de este mundo globalizado.

 

Publicidad