La paz es un derecho y un deber de los colombianos

Columnas de Opinión
Tamaño Letra
  • Font Size

Escrito por:

José Manjarrés Fontalvo

José Manjarrés Fontalvo

Columna: Opinión

e-mail: [email protected]

Colombia es un país basado en unos principios y fundamentados en derechos, teniendo como objetivos principales los encartados en nuestro Estatuto Supremo; el estado social de derecho y el respeto a la dignidad humana; es decir que el Gobierno Nacional en cabeza del presidente Juan Manuel Santos, dentro de sus funciones es el que ejerce la política pública de la paz reseñado en el Art 22 de la Constitución Nacional que a la letra dice “la paz es un derecho y un deber de obligatorio cumplimiento” de ahí que podemos analizar sin ningún temor o sobresaltos, que el actual gobierno al firmar unos acuerdos en La Habana Cuba con la Organización ilegal Farc.
EP, le puso freno a la violencia generalizada que por más de medio siglo venia torturando y desangrando a nuestra democracia; pactos estos que tiene como finalidad Primero la terminación del conflicto que por más de 50 años ha venido desangrando, desplazando, masacrando y violentando a la población civil sus derechos humanos. Segundo Así mismo se logró que este grupo insurgente se desmovilizara, dejara las armas y se incorporaran a la vida civil para lograr la construcción de una paz estable y duradera, tercero también se logró que esta organización se sometiera y reconociera al estado colombiano como autoridad suprema basado en las normas nacionales, cabe resaltar que unos de los compromisos que hizo esta organización ilegal es decir la Verdad de todos los hechos que generaron violencia y vulneraron los derechos humanos de toda la sociedad colombiana, cuarto someterse a la justicia colombiana mediante un proceso de ecuanimidad especial llamada justicia transicional y quinto reparar a las Victimas integralmente mediante el goce efectivo de sus derechos, a través de la indemnización, restitución, rehabilitación, satisfacción y garantías a la no repetición de este Conflicto Armado Interno. Hoy podemos decir, que si bien es cierto estos acuerdos no va a terminar con el Conflicto Armado Interno, si podemos expresar con esta aceptación de este grupo al margen de la Ley, se avanzado y logrado como primera medida, minimizar o atemperar el alto índice de vulnerabilidad de la población, la baja intensidad de la guerra generadora de este Conflicto Armado Interno en Colombia, como también se logra que esta organización se Extinga o desaparezca como organización ilegal, que por más de medio siglo venia vulnerando los Derechos Humanos de nuestra humanidad. Cabe resaltar y ponderar que la Convivencia Pacífica, basada en el respeto, la decencia, tolerancia, reconciliación, y conciliación, nos pertenece a todos los colombianos amantes de la justicia social, sin distingo de clases, partido político, religión y género. La paz es de todos.

Si estos acuerdos se cumplen en su totalidad, la paz es posible.
Publicidad