El espacio público ocupado

Columnas de Opinión
Tamaño Letra
  • Font Size

Escrito por:

José Tovar Delgado

José Tovar Delgado

Columna: Opinión

e-mail: [email protected]

He leído en el periódico más leído, y querido e importante de nuestra amada ciudad de Santa Marta, “El Informador “y de nuestro querido departamento del Madalena y también uno de los más leídos en todo nuestro amado país y el mundo por los samarios o Magdalenenses y también por tantas personas, que no siendo samario ni de nuestro departamento, y que por algunas razones le ha tocado vivir en nuestra ciudad o en otra parte del Magdalena, o de Colombia y del mundo, que por medio del internet lo leen o en alguna ciudad o  pueblo del Magdalena grande, como se llamaba el Madalena, antes de la separación del césar y una pate de la Guajira. Han seguido queriendo a la ciudad y han mostrado un querido muy especial y un aprecio por nuestro departamento y por todos los samarios.


Los samarios y los Magdalenense, que por diferentes razones nos ha tocado vivir fuera de nuestra ciudad y de nuestro departamento. Nos ha dolido mucho el saber, que el espacio público de la ciudad haya vuelto a ser ocupado por los numerosos vendedores informales que existen en toda nuestra hermosa ciudad y en frente de los distintos almacenes, que tienen sus documentos en orden y que pagan rigurosamente los impuestos. Eso no sucede en ninguna ciudad del mundo, ni mucho menos debería suceder en la hermosa Santa Marta. Pues el espacio público debe ser como significa la palabra pública, que debe ser para que las personas puedan caminar tranquilamente sin ninguna dificultad o el temor de tropezar  con algo, perdiendo de pronto el equilibrio y poder caer y pegarse un porrazo, fracturándose alguna parte del cuerpo lo que sería un verdadero problema para la persona. ¿Y quién responde por esa situación? ¿Se me ocurre preguntar?

Por todo esto es que suplico como samario  que soy por lo que le doy  a cada momento gracias a Dios, porque he sentido toda mi vida muy feliz de ser samario, también por tener a mi disposición las páginas del Informador, que me ha brindado la inmensa dicha, de publicar todos mis comentarios, y espero tener está oportunidad por mucho tiempo, para comentar todo lo que se me ocurra, para tatar de corregir las cosas que creemos  que están mal en la ciudad  en el departamento y en Colombia, y para  que me critiquen las personas, que por alguna razón que no les gusten a algunos mis de mis comentarios. Es por eso que ruego que le dé una verdadera solución rápida a todos los problemas que existen en la ciudad, que son a no dudar los graves problemas que todos los samarios deseamos solucionar lo antes posible para poder gritar al mundo con mucho orgullo: Me siento muy feliz, lo que se dice muy orgulloso de ser samario y colombiano. Porque, Santa Marta y Colombia, últimamente han sobresalido en el mundo como destino turístico, y unos de los lugares para hacer toda clase de negocio que dejan grandes ganancias, y también para lo que llamamos: La industria sin chimenea porque, es la única que no contramina el ambiente, como llamamos a la industria del turismo. También estamos muy orgullosos, porque tenemos las mejores ciudades para poder hacer negocios y para hacer turismo y tomar unas buenas vacaciones y descansar. Todo eso se lo debemos a los últimos gobiernos, que hemos tenido y que han tratado de mostrarle al mundo lo que verdaderamente somos: Un país y unas ciudades echadas para adelante a cada momento.

Con mucho cariño a todos mis queridos amigos samarios y del Informador. Con un fuerte y cariñoso brazo, del amigo de siempre.
Publicidad