Comentario sobre Cien años de soledad

Columnas de Opinión
Tamaño Letra
  • Font Size

Escrito por:

Abel Portacio Sarmiento

Abel Portacio Sarmiento

Columna: Opinión

e-mail: [email protected]

Ayer 23 de abril se celebró el día Internacional del Idioma, tema muy pertinente en el contexto periodístico. Esta memorable fecha me motivo a continuar con este oficio, el cual había suspendido por motivos ajenos a mi voluntad. Aprovecho esta oportunidad para expresar mis impresiones sobre la obra cumbre de Gabriel García Márquez: “Cien años de soledad”.


Esta magistral obra literaria es sin duda un legado cultural de las letras colombianas para el mundo, gracias al realismo mágico del escritor Gabriel García Márquez. Cien año de soledad es un compendio de toda la narrativa de Gabo en la tierra de Francisco el hombre, en la tierra Macondiana; gracias a esa pluma mágica, Gabo narra, describe y denuncia ante la opinión pública muchos problemas sociales y políticos que marcan a los pueblos vulnerables, es decir, a los países subdesarrollado de América y del mundo; por causa del mal gobierno, de los gobiernos dictatoriales, utilitarista y déspota que subyugan, oprimen y someten sin piedad a las personas que de manera ingénua o equívoca los llevan al poder.

Otro de los problemas sociales y políticos que señala Gabo en esta obra cumbre, es el paramilitarismo y la guerrilla; problemas surgidos por el inconformismo, las injusticias sociales que asedian a los pueblos marginados por los gobiernos de turno. También García Márquez denuncia en esta importante obra la masacre de las bananeras por parte del imperialismo Yanqui y la displicencia del estado colombiano.

Cien años de soledad es también una obra mítica por cuanto relata el origen, evolución y desarrollo de Macondo, comunidad que es el referente de todo pueblo o país atropellado, ultrajado y explotado por el despotismo absoluto y la anarquía de los Gobernantes. He allí la importancia y la trascendencia de esta mágica obra literaria. Por esto es una de las obras más leídas y analizadas en el mundo, codeándose de tú a tú con obras como el Quijote de la Mancha, El Cantar del Mio Cid, Hamlet, El Barbero de Sevilla y muchísimas obras más. Además porque esta obra constituye una voz de alerta para todos los pueblos del orbe; para que luchen y denuncien a los depredadores sociales que tanto daño le hacen a las comunidades olvidadas y desprotegidas; pero como dice el adagio: “Nadie es profeta en su tierra”, Cien Años de Soledad no es apetecida literalmente por los lectores Colombianos, específicamente por los jóvenes; en cambio en países como Estados Unidos, Argentina y España entre otros han leído en forma masiva esta importante obra, tanto es así que habitantes de esos países, distinguen y referencian a Arcadio Buendía, Aureliano Buendía, Úrsula Iguarán, Mauricio Babilonia y por supuesto a Macondo...

Las instituciones educativas Colombianas tienen que desempolvar las obras literarias de García Márquez,  para que los estudiantes las lean y las analicen; porque muchos colombianos aún, no le han dado el reconocimiento y la importancia que se merece Cien Años de Soledad. Los que si les dieron un honorable reconocimiento a este inmortal obra fueron las autoridades Suecas, quienes les otorgaron el Premio Nobel de Literatura a Gabo en el año 1.982 en Estocolmo (Suecia), gracias al realismo mágico que Gabo le inyecto a esa gran obra literaria.