La Mediocracia

Columnas de Opinión
Tamaño Letra
  • Font Size

Escrito por:

Oscar Bravo Rosado

Oscar Bravo Rosado

Columna: Opinión

e-mail: [email protected]
“El hombre mediocre no inventa nada, no crea nada, no empuja, no rompe, pero en cambio, custodia celosamente la armazón de automatismo, prejuicios y dogmas acumulados durante siglos, defendiendo ese capital común contra la asechanza de los inadaptables”.   José Ingenieros.


Este pensamiento y todo el libro de José Ingenieros, nos muestra las características del hombre mediocre, del cual tomare algunos apartes importantes como soporte para hablarles de la mediocracia.

La mediocracia la podríamos definir como aquel mandato ejercido por los mediocres, que en el caso Colombiano es un cáncer que prácticamente ha carcomido la gran mayoría de las entidades gubernamentales.

La mediocridad en otros países del mundo, especialmente los desarrollados, es castigado hasta con cárcel, aquí en Colombia es todo lo contrario, es considerada un elemento o requisito importante para el éxito político.

La psicología de los mediocres nos dice ingenieros se caracteriza porque son rutinarios, piensan con la cabeza de los demás, comparten la ajena hipocresía moral y ajustan su carácter a las domesticidades convencionales. Esta fuera de órbita el ingenio, la virtud, y la dignidad, privilegios de los caracteres excelentes, sufren de ellos y los desdeñan. Son ciegos amores, ignoran la quimera del artista, el ensueño del sabio y la pasión del apóstol. Condenados a vegetar; no sospechan que existe el infinito más allá de sus horizontes.

El horror de lo desconocido los ata a mil prejuicios, tomándolos timoratos e indecisos; nada aguijonean su curiosidad, carecen de iniciativa y miran siempre al pasado como si tuvieran los ojos en la nuca.

Cada vez que leo a ingenieros, afirmo mi pensamiento, que es una radiografía fiel y exacta de la realidad nacional, los mal llamados gobernantes muchos de ellos solo piensan en el deseo desmedido y patológico de interés particular, sin tener en cuenta al grueso número de la población que sufre los estragos de su mediocridad: emergencia económica, paros, estigmatización como uno de los países más corruptos e inseguro del mundo y tantos males que son frutos de la mediocracia.

Más Noticias de esta sección

Publicidad