¿Filosofía en Santa Marta?

Columnas de Opinión
Tamaño Letra
  • Font Size

Escrito por:

Eimar Pérez Bolaños

Eimar Pérez Bolaños

Columna: Opinión

e-mail: [email protected]
Hasta plantearse la pregunta por la existencia de la filosofía en Santa Marta, resulta extraño para quienes desconocen del tema.
El año pasado tuve la oportunidad a través de un medio virtual (zonacero.com), de referirme al tema de la filosofía en el Caribe colombiano; dicha publicación de manera fortuita coincidió con las declaraciones del alcalde de Cartagena (Manuel Duque), quien afirmaba: “la filosofía no sirve para nada”. Obviamente, disiento totalmente de tal aseveración. Sin embargo, pese a dichos prejuicios exacerbados y atropello en contra de los librepensadores y críticos de la realidad actual, un mundo líquido como diría Bauman, que se entrona en la consciencia y nos lleva cada vez más al caos humano.

Aun así, esta vez, quiero dirigir mis acotaciones a la filosofía en Santa Marta si es que puede hablarse de la existencia de tal “cosa rara” en la ciudad. Sabiendo de antemano todos los prejuicios y supuestos que despierta no sólo por el ciudadano común sino también en muchos casos hasta por los mismos académicos cuando alguien se refiere a esta disciplina humana y que a la vez constituye una rama del saber.

Dentro de estos prejuicios, encontramos quienes nos hemos preocupado por el estudio y profundización de la filosofía principalmente en la costa Caribe colombiana, todo tipo de estigmatizaciones, que en el lenguaje y la jerga “costeña” se resumen en: “está loco” “¿tú estudias pa’ sacerdote?” “de qué vas a vivir” “¿dónde está la barba?”, “vive en las nubes, porque fuma m...”, etc.

No obstante, pese a todos estos estigmas provenientes de la doxa (mera opinión), la filosofía como disciplina humana adscrita al desarrollo cultural y social de las civilizaciones, cobra mucha vigencia y valor en la actualidad. Aunque en el caso del caribe colombiano y el samario en particular dentro de las universidades hacen falta facultades con programas especialmente de filosofía, con el fin de fortalecer las reflexiones en torno a los problemas que son de carácter urgente pensar, replantear, y construir desde lo conceptual (teórico). Temas desde lo político, lo social, lo económico, lo cultural, lo científico-tecnológico, que en su praxis en gran deterioro tienen a la condición humana.

Con lo anterior, no se puede negar el papel de la ciencia y la tecnología como sinónimo del desarrollo cultural y social que, desde diferentes aspectos, con sus grandes aportes han facilitado la vida. En contraposición, es evidente que su desarrollo de la mano de los modelos económicos y políticos ha conllevado a la racionalización de estos avances del conocimiento, convirtiéndolos en instrumentos del poder y dominación mental, donde lo que se promueve es la exactitud científica, la precisión del mundo, negando así las posibilidades del reconocimiento de la diferencia, al monopolizar las ideas. Esto históricamente ha contribuido a la aniquilación del ser humano a través de la guerra, al exterminio de sí mismo. Por eso, reflexiono sobre la necesidad de reivindicar la enseñanza de las humanidades en las universidades de Santa Marta y especialmente la filosofía, como disciplina humana anterior a todo conocimiento científico. Ella, Sophia nos permite pensar el Ser del hombre, desde su naturaleza y cotidianidad, desde su esencia y existencia en el mundo. Sin embargo, desde la misma academia colombiana en general y para el caso de la costa Caribe y samaria en particular se hace eco a la disputa ciencia-humanidades promoviendo la inclinación más por las ciencias aplicadas y prácticas, reproduciendo el discurso de la competitividad, la educación para el trabajo, etc.

A pesar de lo dicho, surge el interrogante: ¿Dónde estudiar filosofía en Santa Marta? En Santa Marta encontramos dentro de la Universidad Nacional Abierta y a Distancia (Unad), el programa de filosofía, actualmente única institución pionera del desarrollo y la reflexión filosófica en la ciudad. Su modalidad a distancia y virtual permite el desarrollo de actividades en horarios flexibles que se acomodan al estilo de vida de cada estudiante. Donde se promueve la autonomía, gran legado de la Ilustración ¡Sapere aude! (Ten valor de servirte de tu propia razón). Actualmente, el programa de filosofía de la Unad cuenta con un encuentro denominado filosofía en Red, en el cual cada quince días se desarrollan diferentes temáticas en torno a los problemas actuales de la filosofía.

Considero, entonces, que es una oportunidad para el samario que tenga la inquietud por el estudio de la filosofía como disciplina universal, inherente a la reflexión, al debate, al desarrollo del pensamiento y por ende de las ideas, que su ciudad cuenta con un programa de filosofía, lo cual constituye un factor preponderante para la intelectualidad del distrito, turístico e histórico como también para su desarrollo cultural.
Publicidad