¿Cómo así?

Columnas de Opinión
Tamaño Letra
  • Font Size

Escrito por:

Arsada

Arsada

Columna: Opinión

e-mail: [email protected]

Ciertas noticias aparecidas en estos días en los medios mundiales de comunicación, nos ponen a pensar que en este planeta se están cocinando sucesos que no llevan a pensar nada bueno para el futuro.


En Perú, por ejemplo, un pastor fundamentalista y ortodoxo a morir, no tuvo problema alguno para incitar a sus seguidores a asesinar a las lesbianas, homosexuales y a todo miembro perteneciente a la comunidad LGTB, en tanto que “son gente podrida” que, como los corruptos y ateos, no son obra de Dios.

Pero allá, al igual que por aquí, al conocer de su llamado a juicio logró huir del país, y desde San Salvador se defendió diciendo que él no había hecho sino leer dos capítulos de la Biblia, del Antiguo Testamento. Cómo así?

De otra parte, el Secretario General de la OEA, atribuyéndose funciones que no le corresponden, comienza a vociferar que en Venezuela no existe el Estado de derecho.

En su criterio, en aquel país existe una crisis económica terrible, además de una impresionante escasez de alimentos y medicamentos, violencia callejera y violación de derechos humanos, pero se cuida de señalar el origen de los cuatro primeros y no le tiembla la voz ni el pulso para sostener el último, que no es más que una vulgar infamia.

Pero, amigo lector, si usted mira desprevenidamente el rostro del señor Almagro y centra su mirada en su boca, encontrará que es la típica boca de un amargado, de un resentido, de un ser triste y mediocre que no puede gustar de la vida y por eso sólo es capaz de alimentarse de odios y rencores.

Su propuesta sólo apunta a un propósito: justificar un bloqueo para una posterior invasión a Venezuela. Piensen y verán.

Pero como bien lo expresó Roy Chaderton, ex embajador de aquel país en dicho organismo, la vida sin la Organización de Estados Americanos es posible. Y tiene toda la razón si pensamos en la República de Cuba. ¿Cómo así?

Ahora en la OTAN nos encontramos con otra perla intervencionista, cuyo papel quieren asumir ahora estas organizaciones con clara influencia usamericana:

Resulta que en Abjacia se realizaron unas elecciones en las que el pueblo abjaciano se declaró libre y autonomo, pero como los resultados fueron adversos a los intereses de los aliados y socios de la OTAN, el Secretario general de la Alianza para el Cáucaso Sur y Asia Central, James Appaturai, manifestó olímpicamente, que la OTAN no aceptaba los resultados y punto. ¿Cómo así?

Igual, el presidente de los Estados Unidos ha autorizado a la CIA para que con sus drones puedan bombardear objetivos terroristas, papel que estaba reservado de manera exclusiva para el pentágono.

De acuerdo con el diario Wall Street Journal, a partir de la expedición de dicha orden, la CIA no necesitará del permiso del Departamento de Defensa, ni de la Casa Blanca, para realizar ataques con aviones no tripulados en misiones antiterroristas.

El asunto es tan delicado que Chistopher Anders, actual subdirector de la Unión Estadounidense por las libertades civiles, ha manifestado que “la CIA debería ser una organización de análisis y espionaje y no una organización paramilitar¨. ¿Cómo así?