Deudas de EPS y parálisis hospitalaria

Columnas de Opinión
Tamaño Letra
  • Font Size

Escrito por:

Honorio Henríquez Pinedo

Honorio Henríquez Pinedo

Columna: Opinión

e-mail: [email protected]
La IPS Fundación Cardiovascular de Colombia ubicada en la ciudad de Santa Marta, atraviesa una delicada situación financiera, la cual viene sumándose a la de aquellas entidades que enfrentan todo el peso de la crisis hospitalaria que se vive en el país.


Como consecuencia de ello, la Fundación viene incumpliendo el pago de salarios a unos 70 médicos generales y especialistas, desde el mes de enero del presente año. Los dineros dispuestos para pago en marzo fueron debitados automáticamente, antes de su dispersión, para el pago de las deudas crediticias de la Fundación Cardiovascular con el banco de Bogotá, dejando a los trabajadores sin salario.

El gerente de la institución hospitalaria, Juan Carlos Castellanos, aseguró en días pasados que la Fundación no cuenta con recursos para poder pagar los salarios caídos de los médicos y especialistas, por ello, habría que esperar los pagos que realizarán la Nueva EPS y Coomeva.

Esta compleja situación, se suma a la notificación de cierre hecha por la IPS, en el mes de diciembre de 2016, cuando se vieron forzados a suspender los servicios y a cancelar 450 contratos laborales como consecuencia de la terminación del contrato de prestación de servicios profesionales suscrito, para operar la clínica, con Caprecom. Adicionalmente, con la obligación de devolver las instalaciones a esa EPS en liquidación, ya que durante tres años no hubo un acuerdo para adquirir el predio o poder prorrogar su arrendamiento.

Todo lo anterior pone de manifiesto la difícil situación financiera por la que atraviesa la Fundación Cardiovascular, que se suma a la abultada cartera de cuentas por cobrar a las EPS, con las cuales tiene suscritos contratos de prestación de servicios y que, de seguir creciendo y no buscar una solución, podrá llevar al colapso de la institución.

De acuerdo a información suministrada por la Dirección de Financiamiento Sectorial del Ministerio de Salud, dentro de las entidades que más adeudan dinero a la Fundación Cardiovascular se encuentra, la EPS Caprecom con una deuda cercana a los $7.200 millones de pesos, donde la cartera más representativa se ubica entre 181 y 360 días, con un peso porcentual promedio del 32%, con respecto a toda la cartera de la IPS.

Por otro lado, Saludvida EPS adeudaba con corte a 30 de septiembre de 2016, a la Cardiovascular de Colombia un valor aproximado a los $11.084.526.421 millones de pesos, donde la cartera más representativa es mayor de 360 días.

Por su parte, la Secretaría de Salud Distrital de Santa Marta presenta también unos incumplimientos en los pagos de cartera a la Fundación por un valor de $953.306.862; Coomeva EPS, adeudaría cerca de $16.270.110.059 de pesos, donde la parte más representativa, según la EPS, se ubica en el rango de los 121 a los 150 días.

En este sentido, se hace totalmente necesario que el Ministerio de Salud y Protección Social, de la mano de las autoridades municipales, realicen acciones de urgencia que permitan avanzar en un proceso de aclaración de cuentas, encaminados a la realización de pagos oportunos por parte de las EPS y la Secretaría de Salud del distrito, acorde al Decreto 4747 de 2007 y la Resolución 3047 de 2008 y se de estricto cumplimiento a la Circular Conjunta No. 030 de 2013, que hace referencia a la actualización trimestral de pagos, para que se resuelva esta penosa situación y así la Institución pueda prestar un adecuado y eficiente servicio a la comunidad samaria y magdalenense.
Publicidad