Corrupción al garete

Columnas de Opinión
Tamaño Letra
  • Font Size

Escrito por:

Oliverio del Villar Sierra

Oliverio del Villar Sierra

Columna: Trinchera

e-mail: [email protected]

La corrupción está alborotada, la Fiscalía embochinchada, la justicia desbordada, Colombia atracada y la impunidad, dígase lo que se diga en contrario, de la risa cagada. Sí, porque todo este actual alharaquiento sainete de la ‘odebrechitis’, es todo un ‘show’ del ‘establishment’ colombiano. Tales morrocotudos ‘descubrimientos’ (¡como el del agua tibia!) sobre la putrescente corrupción, que ‘al garete’ deriva en Colombia, son ‘descubrimientos’ que hicieron desde el 13 de octubre de 1492 ¡24 horas después del ‘descubricidio’ de Colón! los infelices indígenas de Guanahani y continúan en la América de hoy en día ¡sin pausa alguna, ‘in crescendo’ incontenible sin excepción de país alguno!, continente inficionado desde aquellos remotos evos con los virus del latrocinio, del saqueo, de la esclavitud, del genocidio, de manera que todo este sainete bochinchero que han armado, montado y teatralizado “las autoridades legítimamente constituidas” (?), no es otra cosa que un fariseo y farsante montaje santanderista, leguleyo, ergotista y demagogo, que con la complicidad opiosa y alharaquienta de amarillistas y mercenarios medios de comunicación escritos, radiales y televisivos, como lavativa de ipecacuana le han culonizado a éste pueblo imbécil y borrego para que incontinente se vaya en curso de alienado vientre y fije así toda su obtusa y estólida atención en el inductivo, distractor y tramoyista sofisma de la “lucha contra los corruptos” (¡bellacos farsantes!) y no se centre y concentre ¡como debería serlo y hacerlo! en su miserable condición humana, en su denigrante situación de caterva estupidizada, explotada, manipulada, ‘masoquistizada’ y en consecuencia no se alce contra ‘los criollos’ y contra “el Norte revuelto y brutal que nos desprecia” (Marti), levantando implacable en todas las Plazas de Bolívar de Colombia, un hermoso paredón en el que ajusticiar ¡en masa! a la pútridos corruptos de este inícuo país. Es toda una ‘nueva modalidad’ de la “Guerra del opio” chino-británica del s. XIX, solo que ahora el opio se lo obligan a ‘fumar’ a la opinión pública (léase, el pueblo) en ‘las pipas’ de la prensa, la radio, la televisión y las llamadas, “redes sociales”.


Vemos entonces asqueados, como los ‘voceros de la opinión pública’ (?) y de “las instituciones del Estado” (léase, el monipodio oligopólico del monopolio del sistema) se alzan ahora como pretendidos ‘portavoces’ (??) de ‘la moral’ (???) autoproclamándose (!) críticos catones draconeanos de los susodichos ‘actos de corrupción’, cuando harto sabemos que si ahora denuncian y critican con impúdica desvergüenza a los pillos de turno encartados, fue y es, porque no tuvieron el chance de pillar ellos, de meter su rapiñesco cucharón en la olla podrida de cuantos odebrechtes, saludcoopes, ecopetroles, navelenas, Invías, Anis y demás incontables asquerosas etcéteras incursas en todos los mefíticos chanchullos habidos y por haber en esta corrupta Colombia... ¡Los pájaros tirándole a las escopetas...¡Mandan cáscara...!!!

Dicho lo anterior, nosotros los bolivarianos revolucionarios sí que podemos tirarnos el ‘sport’ de en su cara esputar a esa corrupta canalla con desflemada anatematización por cuanto en materia de pillería no tenemos ni hopo de bálago, ni cánido que nos lata. (¡Carajo, lo que es la elocuencia castellana!) Así las vainas y para un exultado deliquio y un jubiloso ilapso -que no sofista enlabio- de nuestros fans lectores en la actual corrupta coyuntura, queremos introductarles (!) unas cuantas virtuosas máximas esculpidas con el conspicuo cincel de nuestro perilustre pesquis, sapiente magin y omniscio caletre (¡carajo, lo que es la humildad cristiana!) que ha mucho concebimos y hemos actualizado por estos días, espulgándolas entre las quinientas que tenemos ‘en capilla’ para su próxima bibliograficación (!), terebrantes máximas que hemos dado en llamar, “Grafitis al garete”, las unas, y “cogitaciones a la deriva”, las otras. Regocijaos, pues, amados fans míos, con estas pocas:

Grafitis al garete

Para derrotar la corrupción en Colombia necesito una fuerza tres veces mayor a la desembarcada en Normandía, siempre y cuando Stalin sostenga la ofensiva en el Frente Oriental. Einsenhower.

A menos que se le preste a Robespierre la guillotina y a Fidel el paredón, nunca en Colombia cesará la corrupción. Oliverio del Villar Sierra

La justicia es a los de ruana, lo que impunidad a los de frac. Jorge Eliecer Gaitán

¡Por la restauración moral de la República: ¡A la degollina! Jorge Eliecer Gaitan

El déficit moral de Colombia es directamente proporcional al superávit de la corrupción nacional. DANE

El Estado es una teta y el erario su pezón. Julio César Turbay Ayala

La corrupción es la ciencia que estudia cómo se tuerce la ley, por qué no se enderezan los delitos y como se enrosca la impunidad. Próculo

Cogitaciones a la deriva

Si MacArthur hubiera escapado de la península de La Guajira y no de la península de Batan, habría exclamado: “¡I shall never return!”

La corrupción es a la moral, lo que la yuca rucha al sancocho.

La corrupción se pesa en la balanza de la deshonestidad y se tasa en el mercado del delito.

La honestidad es el suero antiofídico contra la mordedura de la corrupción.

Criminalidad, liviandad, permisividad, inmoralidad, complicidad, venalidad, indignidad, proclividad, deshonestidad, perversidad, impunidad... y todo lo que termine en ‘idad’, como..., corrupción.

La corrupción es el método que enseña cómo se ahorca la moral y como se decapita la honestidad.

¡...Y lo que ‘chórrea’.....!!!!
Publicidad