Siendo originales

Columnas de Opinión
Tamaño Letra
  • Font Size

Escrito por:

Alberto Linero Gómez

Alberto Linero Gómez

Columna: Orando y viviendo

e-mail: [email protected]

La vida es un regalo de Dios. No la hemos pedido sino que El, en su infinita misericordia, nos la ha dado. Es un regalo personal. Te dio la vida a ti para que la construyas desde tus posibilidades y capacidades. No te la dio para que otro la hiciera por ti.
Eres el protagonista de tu vida y así la tienes que vivir. Muchos querrán decidir cómo tienes que hacerla y no faltará el que quiera que asumas sus opciones como las tuyas. Las críticas, las burlas, las ordene disfrazadas de consejo serán las maneras como algunos insistirán en dirigir tu vida.

Tienes que ser asertivo para mantenerte firme en tus opciones y no dejarte llevar por el río de las opiniones de los que todo lo saben. Deberás decir con claridad y seguridad: -disculpe Per esa no es mi opción ni mi manera de vivir. Seguro serás señalado y hasta marginado por no vivir como envueltos en lo que está de moda o en los clichés que la sociedad ha definido como paradigmas de vida. Pero ahí es donde tienes que tener claro qué es lo que quieres y cómo lo quieres conseguir.

En una sociedad feudal como la nuestra corremos el riesgo de querer agradar al Señor feudal, quien siendo el dueño de todo pretende ser el dueño de todos. Y aún a El habrá que decirle: -lo lamento, pero soy libre y decido como vivir. Emocionante cuando decepcionamos a la mayoría por ser auténticos y vivir la vida a nuestra manera. Excitante cuando no usamos máscaras no ensayamos poses falsas para agradar a nadie sino que vivimos a plenitud nuestras propias opciones.

Eres único e irrepetible y debes ofrecerle tu auténtica esencia a la sociedad. Busca siempre ser tú mismo y ofrecerle a los demás esa originalidad que eres. Nada más traumático que leerle a Nietzsche su amenaza de que siempre seremos esclavos de una sociedad que nos sacará en serie gracias a las normas sociales y lingüísticas. Porque la lucha siempre será no imitar, no calcar el comportamiento de nadie sino vivir desde nuestra esencia.

Cioran nos invitaba a vivir serenos y tranquilos si todavía teníamos a quien decepcionar; como una muestra que lo importante no era cumplirles las expectativas a otros sino vivir desde la originalidad que se es. Siempre que tomas decisión y actúas de la forma como lo crees decepcionaras a alguien que esperaba otro comportamiento. Por eso hay que tener cuidado de creer que se puede tener contento a todo el mundo. Siempre hay alguien que no está de acuerdo. Todo Esto implica tener una conciencia clara de quién se es y que se quiere ser. Sin un proyecto de vida se puede correr el riesgo de perderse en decisiones contrarias entre sí.

Todo esto vivido en medio de la comprensión que no se es mejor ni peor que nadie. Que es necesario compartir como diferentes no desiguales. Cómo seres diferentes entre sí pero iguales en dignidad. Es allí donde se hace necesaria la solidaridad y el servicio para evitar comportamientos egoístas y ególatras. Entiendes que eres original y aportas eso a tus hermanos que conviven contigo.

Más Noticias de esta sección

Publicidad