No a la guerra

Columnas de Opinión
Tamaño Letra
  • Font Size

Escrito por:

Alberto Linero Gómez

Alberto Linero Gómez

Columna: Orando y viviendo

e-mail: [email protected]

Nos advierte el papa Francisco en Evangelio Gaudium: “No a la guerra entre nosotros”. Dolorosamente el mundo no conoce otra solución a los conflictos que la guerra, el odio, el salir a destruir al otro y tratar de hacer que este, que me es contrario, no exista más. Todos los días asistimos a nuevas guerras o a nuevas manifestaciones de guerras viejas. Asistimos a la época en que todo se vuelve una gran excusa para insultar, maltratar, ofender y eliminar al otro.


En las redes sociales tenemos todos los días ejemplos de personas que expelen odio por todos los poros de su ser. Nos encontramos con un discurso siempre despectivo, despreciativo y ofensivo de aquel que considera su enemigo. Juicios, epítetos, groserías, humillaciones, etc., son el pan diario en las redes sociales. Se busca que el otro no exista y se le hace la guerra con todas las herramientas que se tenga.

Un cristiano no puede actuar así. Ser cristiano es vivir en el amor, en el perdón, en la generosidad y en la misericordia. No se puede ser cristiano y estar enfermo de odio. No podemos pretender vivir la fe en Jesús desde valores que niegan completamente su propuesta existencial. “La modernidad espiritual lleva a algunos cristianos a estar en guerra con otros cristianos que se interponen en su búsqueda de poder, prestigio, placer o seguridad económica. Además, algunos dejan de vivir una pertenencia cordial a la iglesia pro alimentar un espíritu de “internas”. Más que pertenecer a la iglesia toda, con su rica diversidad, pertenecen a tal o cual grupo que se siente diferente o especial”, Eso te dice hoy a ti el papa Francisco esperando que cambies y seas mejor ser humano.

Nosotros tenemos que dar testimonio de Unidad (Juan 17,21), de saber resolver los conflictos sin aplastar a nadie o sin negarle a nadie la oportunidad de vivir dignamente. Tenemos que estar dispuesto a no buscar vencer el mal con el mal (Romanos 12,21). Hay que hacer el esfuerzo de hacer el bien, de buscar que todos tengamos posibilidades de realizarnos, como dice Pablo: No nos cansemos de hacer el bien (Gálatas 6,9). Es necesario hablar más de perdón, de reconciliación, de comprender al otro y de buscar soluciones que nos favorezcan a todos. Hay que desterrar el odio y las palabras insultantes de nuestro ser. Tenemos que vivir a la manera de Jesús.
Publicidad