Lo lindo de la democracia

Columnas de Opinión
Tamaño Letra
  • Font Size

Escrito por:

Andrés Lafaurie Bornacelli

Andrés Lafaurie Bornacelli

Columna: Opinión

e-mail: [email protected]
Indudablemente lo más apreciable de la democracia, al menos la verdadera o en teoría, es que cualquiera puede aspirar a un cargo de elección popular. Esto, a pesar que en nuestro país se ha perseguido por años a personas solo por pensar diferente.


No soy y creo que jamás me podré identificar como partidario de las políticas, si así se les puede llamar, de la exsenadora Piedad Córdoba, por el contrario, considero erróneas muchas de sus políticas, sin contar con la triste amistad y defensa que hace de la dictadura en Venezuela o del culto que le rinde a quien denomina su ¨comandante¨ Fidel. Lo sé, suena absurdo, pero es cierto.

Pero bueno, a fin de cuentas estamos hablando de una democracia participativa y, queramos o no, debemos dejar que todos participen en ella. Por estos días suenan nombres por doquier, como si de una piñata se tratara, aunque no está muy alejado de la realidad. Tenemos entonces a nuestro vicepresidente Germán Vargas Lleras, a la demasiado apasionada Claudia López, a la actual ministra de Trabajo, Clara López, a Juan Manuel Galán, al senador Jorge Robledo, a Iván Duque, mejor dicho, de todo un poco y para cada gusto.

Lo cierto es que de todos estos candidatos saldrá el que, o la que, será nuestro próximo primer mandatario y por eso precisamente no podemos olvidar la importancia de escoger bien nuestro voto. Asimismo, votar es un deber civil de todos nosotros y se ha instituido como una expresión del libre ejercicio de la voluntad de cada uno de los administrados.

Ojalá que la próxima contienda electoral sea para escoger entre los mejores y no entre el menos malo. Ya es hora de tener, no solo unos candidatos decentes, sino también una carrera presidencial limpia, sin infiltraciones, sin juegos sucios, sin propaganda falsa, sin tamales y jugos en la puerta del elector para conseguir su voto, por fin una campaña que nos pueda dar a los colombianos la satisfacción y felicidad de haber escogido al mejor de los mejores.

PD: La calificación que acaba de hacer Fitch del país bajó de estable a negativa, esto, a pesar de la recién aprobada y descabellada Reforma Tributaria. Al parecer las cosas no le están saliendo bien al Presidente, y más preocupante aún, somos nosotros los que tenemos que pagar las consecuencias de tan improvisada política fiscal.

De todo corazón les pido a los colombianos evitarnos un próximo mal presidente. Bien dice el dicho ¨No hay mal que dure cien años ni cuerpo que lo resista¨... creo que con ocho años ya es suficiente.

¡Feliz martes!