Con Donald Trump un gobierno de expectativas

Columnas de Opinión
Tamaño Letra
  • Font Size

Escrito por:

Jorge Giraldo Acevedo

Jorge Giraldo Acevedo

Columna: Opinión

e-mail: [email protected]

El próximo viernes, 20 de enero, asumirá Donald Trump como el presidente 45 de los Estados Unidos de América en reemplazo de Barack Obama.


Con el ascenso al poder de Trump no existe la menor duda que a la vista está un gobierno de grandes y hasta polémicas expectativas; es el producto de un acontecimiento de la democracia y por votación fue elegido el anterior 8 de noviembre.

Las grandes y polémicas expectativas se fundamentan en que en la etapa de la campaña para lograr la Presidencia de la mayor potencia de América se registraron toda clase de insultos, ofensas, controversias, posiciones y anuncios inauditos; ahora llega el tiempo para gobernar en serio y eso solo se logra con absoluta prudencia y responsabilidad.

Donald Trump fue escogido como el personaje del año 2016 por la influyente revista “Time”. Él es una persona extremadamente controvertida en sus gestiones personales, empresariales y también por la manera como realizó su campaña política; se puede indicar que si este hombre maneja el país tan bien y tan ejemplarmente como ha manejado su imperio empresarial, EEUU volverá a ser la gran potencia que todos queremos. El mundo clama por disciplina, la familia clama por orden, los niños claman por leyes.

Cualquier programa o propuesta por parte del nuevo gobierno americano sobre política de migración, construcción del muro en la frontera con México, las relaciones con Cuba y Rusia, cambios en los tratados de libre comercio, economía en general e impuestos, etc., siempre necesitará de la aprobación mayoritaria del Congreso, es decir, el poder legislativo.

Casualmente el presidente electo de los EUA, Donald Trump, en uno de los apartes de una de sus declaraciones aseguró, “Se acabó el tiempo de la división. La nuestra fue una campaña, un movimiento que unió toda raza y credo con el propósito de reconstruir esta nación y revivir el sueño americano”.

“El sueño americano” , señalado muchas veces por Donald Trump, casualmente es con lo que se identifican los emigrantes a esa nación y obviamente los miles de nacionales colombianos que en esta época viven en las diferentes ciudades de los Estados Unidos y más que todo en Nueva York, Miami y Washington.