Una nueva política no es una utopía

Columnas de Opinión
Tamaño Letra
  • Font Size

Escrito por:

Andrés Lafaurie Bornacelli

Andrés Lafaurie Bornacelli

Columna: Opinión

e-mail: [email protected]
La verdad es que los colombianos nos quejamos de los políticos, pero la culpa de todo es de nosotros mismos, pues ¿Cómo un político llega a un cargo de elección popular? Sencillo, con nuestros propios votos.


El solo hecho de permitir topes tan absurdamente altos en las campañas políticas crea una necesidad, en caso de ser electos, de retribuirles a todos los contribuyentes sus aportes más sus respectivos intereses.

No seamos ingenuos, ninguna persona aporta 200 millones de pesos o más a una campaña política sin el fin de conseguir un lucro aún mayor. He ahí la génesis de la corrupción y del tan enfermo clientelismo que poco a poco ha acabado con el erario destinado a la salud, educación y bienestar social.

Debemos todos acabar con el conformismo generalizado al dejar de pensar que el político que menos roba es el bueno, pues no es y nunca ha debido ser así. La política debe ser para personas con ganas de apoyar al pueblo, trabajar por y para él, mas no para que sus bolsillos sean cada día más grandes y de ahí abusar de su posición de poder.

Que quede clara una cosa, yo no estoy hablando del político Y o del político X, pues en más de una ocasión se han osado a tildarme de seguidor de uno y contradictor del otro.

El proceso de auditoría no solo le corresponde a la Contraloría, Procuraduría, Fiscalía, etc., la auditoría recae sobre cada uno de nosotros, pues somos en últimas los que soportamos el peso de los desatinos de quienes hoy ostentan el poder.

PD: Más de un oportunista santista pretende venderse como su opositor con respecto a la reciente y nefasta Reforma Tributaria y demás. No comamos cuento... de nuevo.

¡Feliz martes!
Publicidad