Ánimo, tú puedes

Columnas de Opinión
Tamaño Letra
  • Font Size

Escrito por:

Alberto Linero Gómez

Alberto Linero Gómez

Columna: Orando y viviendo

e-mail: [email protected]

En estos días he estado investigando en torno a cómo alentar a los otros, a las personas que están a mí alrededor y que necesitan ser motivadas para seguir adelante. Me he encontrado con muchas respuestas pero quiero compartir con ustedes un análisis que hace John Maxwell y que vale la pena tener muy presente. El cree que para poder animar a animar a las personas es necesario:


1. Mostrarle que creemos en ella, es necesario que la persona descubra que alguien cree, verdaderamente, en ella. Es muy probable que está persona no tenga éxito porque considere que no merece nada y que nadie confía en ella. Seguro se ha encontrado con personas que sólo saben criticarle y decirle sus grandes defectos, y las razones por las que no va a triunfar. Por eso hay que mostrarles que confiamos en ella aún que no haya ganado, todavía, algo. Confiamos en ella por lo que es y no por lo que ha podido hacer. Que nuestras palabras y acciones le hagan sentir que nuestra fe en ella es verdadera y real. Que sea evidente que creemos en ellos y que lo hacemos de corazón. Normalmente las personas hacen cualquier cosa por vivir a la altura de la fe que otro depósito en ella.

2. Las victorias no se logran centrándose solamente en las deficiencias que se tienen. Es necesario enfocarse, también, en los puntos fuertes que se tiene. Recálcale sus capacidades, sus talentos, sus posibilidades. Muéstrale que ella tiene las capacidades que necesita para triunfar. “Los que se atreven a creer que algo dentro de sí mismo es superior a las circunstancias logran resultados fuera de lo común” (Bruce Barton). Pues tú tienes que ayudar a que esa persona se dé cuenta que en ella hay fuerzas muy superiores a las circunstancias que viven. Confiar en el otro es hacerle saber que sabes todo lo bueno que hay en él y que sabes que lo usará bien. No dejes que las derrotas y los fracasos opaquen esa confianza en esta persona.

Esfuérzate por no desanimar a nadie, se siempre asertivo al hablar y trata de que tus palabras sean propositivas ayudando a los otros a mejorar. Evita los comentarios que destruyen y no aportan valor a las personas. Cuídate de comentarios que suenen más a insultos que a querer comunicar aprecio y bendición. Animar al otro siempre será fuente de ánimo para ti mismo. Todos los días necesitamos dar y recibir ánimo, es la única manera de construir una vida llena de victorias y de éxitos. Te bendigo y te deseo que en este nuevo año puedas alcanzar todas las metas que te has propuesto, se que puedes hacerlo.
Publicidad