El esperpento de Reforma Tributaria

Columnas de Opinión
Tamaño Letra
  • Font Size

Escrito por:

Oscar Bravo Rojas

Oscar Bravo Rojas

Columna Sociológica

e-mail: [email protected]
Es inconcebible que el Nobel de la Paz, quien en su campaña presidencial en su primer mandato, prometió y hasta dijo que juraría en una placa de mármol que no crearía ni aumentaría los impuestos, ha hecho todo lo contrario, creándose varios de ellos hasta llegar al esperpento de Reforma Tributaria, que de manera directa afectara el bolsillo y la economía familiar, en especial los de escasos recursos.


Me llama poderosamente la atención la pregunta formulada por el senador Jorge Robledo: ¿cuántas toneladas de mermelada hay en la Reforma Tributaria para que se aprobara sin ninguna discusión? Es el colmo que a la corrupción, al clientelismo, al soborno, en este caso al cohecho que se da entre funcionarios públicos, sea llamado mermelada. Sí, con toda seguridad han abundado los beneficios particulares, pues no se entiende como en menos de una hora se apruebe cerca de 400 páginas, con más de 60 artículos nuevos que se entregó a los congresista el lunes y ya el martes la aprobaron de manera olímpica, como si ellos estuvieran en su feudo, en su finca mandando a sus peones.

No es posible que el IVA que está en 16 por ciento y que de hecho es elevado, sea subido a 19 %, y demás productos se hayan incrementado, en un país donde el poder adquisitivo es paupérrimo y los niveles de pobreza y miseria son elevados, donde hay hogares que a duras penas sobreviven con el mínimo o con la economía informal, esto sería someterlo con este esperpento de Reforma Tributaria llevarlos a un acelerado suicido colectivo, llevando a acrecentar más las desigualdades, las injusticias sociales, la corrupción, que es más letal que los grupos insurgentes de derecha e izquierda, la delincuencia común o el narcotráfico.

Con toda seguridad las consecuencias no se dejan ver, más evasión, pues en un país de corrupto existe un axioma que dice hecha la ley hecha la trampa, donde solo los de ruana son los directamente afectados y judicializados, con tanto desempleo y marginalidad, la delincuencia y el rasponazo será el pan nuestro de cada día, pues sin justificarlos, esa población marginal necesita medios para subsistir, y al no haber empleo desafortunadamente buscan este medio no aconsejable de hacerlo.

¿Cuál será la solución ante este esperpento tributario, impuesto por nuestro querido Nobel de la Paz? No nos queda más que la manifestación de tipo social, donde las centrales obreras, los sindicatos, las agremiaciones, las ONG, la población en general exijamos en las calles, en las redes sociales, en los medios de comunicación más respeto por la dignidad humana, en un país marcado por las grandes desigualdades y la corrupción. Demostrándole de esta manera que el pueblo es más que ellos, y si ellos están en estas curules es porque el pueblo así lo quiere y puede revocarles el mandato, que sería una gran propuesta para estos vende patria mal llamados congresistas.
Publicidad