La Guajira y su falta de políticas publicas protectoras con los animales en situación de abandono

Columnas de Opinión
Tamaño Letra
  • Font Size

Escrito por:

Erick Rada González

Erick Rada González

Columna: Opinión

e-mail: [email protected]

La Guajira desde su fundación en el año 1789 como provincia inicialmente, como todo departamento del país, vivió momentos críticos de su historia,
su inicio fue una situación que mirada en retrospectiva al día de hoy fue muy decadente, en donde paso a paso los dirigentes y sus habitantes han luchado por ir saliendo de dicha decadencia en la que estuvieron en los años atrás, la responsabilidad del Estado colombiano en la administración de sus políticas nacionales, departamentales y municipales es muy transcendental donde tiene que cubrir todos los aspectos necesario para la protección de los ciudadanos habitantes en el territorio, en el tiempo actual aún existen muchas problemáticas que se deben cubrir, que los gobernantes que hemos tenido no han podido solucionar en su totalidad, aclarando que cada uno ha dado lo mejor en su periodo respectivo. Uno de estos problemas y que es muy importante para los tiempos donde vivimos hoy en día, es la falta de políticas públicas para la protección de los animales en situación de abandono que habitan en las calles de toda la región.

Ciudades como Medellín, Bogotá, entre otras han luchado por la protección de los animales abandonados, creando políticas locales que están logrando dar un gran aporte y brindando ejemplo al resto del país, demostrando que si es posible proteger a estos animalitos, que es posible brindarles un hogar, una atención médica, una rehabilitación integral para ser entregados a familias que quieran y puedan adoptarlos, pero por la falta de políticas públicas en muchas ciudades y municipios han detonado la preocupación ciudadana, donde los mismo se reúnen de manera ordenada ya sea a través de fundaciones legalmente constituidas o grupos espontáneos, que desde el sector privado ayudan a resolver tal situación, brindándole alimentos, un albergue y todo lo necesario para una completa recuperación de estos animales, pero cubriendo todos estos gastos económicos desde su propio bolsillo, o acudiendo a los donativos de terceras personas o empresas de buen corazón, situación que hace difícil el cumplimiento de tan bonita causa.

Para todas las personas que hemos vivido un tiempo extenso en este departamento, es un hecho cierto esta problemática, ver animales como perros, gatos entre otros transitando las calles sin un hogar, sucios, enfermos, maltratados por los seres humanos sin misericordia alguna a plena luz del día, la reacción de algunas personas que ven maltratar a un animal es reírse, es pensar que los animales no sufren y que pueden ser tratados de dicha manera, todos los municipios de La Guajira se encuentran en un atraso total con el tema de la implementación de políticas para la protección de estos.

En un pequeño barrido de opinión pública dirigido a los guajiros que luchan día tras día por ayudar a los animales en situación de abandono en todo el territorio, la frase más predominante expresada por los mismos fue el cuestionamiento de la falta de políticas públicas por parte de los dirigentes locales, y de manera muy particular alguien expresó “...En si no se podría tener una opinión de algo inexistente en nuestro municipio...” , justo cuando se socializaba el tema en relación a la opinión que podrían tener respecto a las políticas departamentales y municipales acerca el trato y cuidado de los animales en situación de abandono.

Por eso de manera respetuosa se hace un llamado a todas las autoridades administrativas locales y departamentales en La Guajira, para que fortalezcan las políticas públicas que buscan proteger a todos los animales en situación vulnerable que transitan en el territorio o si las mismas no existen que sean creadas, ya que ellos también merecen la protección del Estado, y ser incluidos en sus planes de desarrollo anuales, con propuestas de albergues permanentes, protección, esterilización y charlas educativas de concientización a los moradores del departamento para que se acabe el maltrato animal, entre otras propuestas, puesto que, en conjunto con las personas del común de buen corazón podemos hacer la diferencia, ya que estos animales cuentan con nosotros para vivir una vida digna.
Publicidad