Reforma Tributaria contra pequeños comerciantes

Columnas de Opinión
Tamaño Letra
  • Font Size

Escrito por:

Paloma Valencia Laserna

Paloma Valencia Laserna

Columna: Opinión

e-mail: palomasenadora@gmail.com

Había explicado en la columna anterior que el despilfarro de este Gobierno ha causado una grave crisis fiscal, que pretenden adjudicarle al problema a la baja de las rentas petroleras.
Lo cierto es que no tiene mucha justificación que estemos saliendo de la mayor bonanza que ha tenido nuestro país, y de aquello solo nos queden deudas, déficit y un presupuesto que reduce la inversión y que en cambio aumenta los gastos de funcionamiento del ya desbordado Estado.

Los gastos de este Gobierno, en mi opinión, lejanos e invisibles para la opinión pública ahora serán financiados con nuevos impuestos para los colombianos. Gravando trabajadores independientes –que ya están abandonados por el sistema- y gravando sectores que carecen de solvencia incluso para su propia subsistencia.

La Reforma Tributaria crea un monotributo anual que a voluntad del contribuyente sustituye el impuesto de renta. La idea es buena, porque en vez de someter al ciudadano a la necesidad de un contador que le prepare la declaración de renta, pagará un valor fijo y preestablecido. Además hace una pequeña contribución del 12,5% a los BEP, que genera un ahorro para las pensiones, que, en mi opinión, debería ser mayor. Además el proyecto pretende que estos contribuyentes puedan acceder a la protección de riesgos laborales, invalidez y muerte, sí deciden pagarlos.

Sin embargo, al observar las condiciones sujeto pasivo aparecen los problemas. Se refiere a quienes tienen ingresos brutos por $3.471 mil pesos hasta $8.678 mil pesos. Recaerá también, a partir de 2018, en el comercio al por menor, peluquerías y tratamientos de belleza; con ingresos mensuales superiores a $2.480 mil pesos. El tributo resulta excesivo precisamente porque se basa en ingresos brutos; es decir no se ha descontado ningún gasto, ni siquiera el salario de subsistencia de quien es el dueño del negocio. Una cosa son las utilidades –que resultan después de descontar los gastos- sobre las cuales parecería racional pagar impuestos, y otra pagar sobre los ingresos brutos. Aquello supone que todos estos negocios tienen rentabilidad alta, cuando en muchos casos la rentabilidad es si acaso el salario de su propietario.

Observemos el caso de un ciudadano que tiene una peluquería y recibe 3´471 mil pesos mensuales: de donde tiene que pagar arriendo, servicios públicos, un salario para alguien que también trabaja con él y además su propio salario; y tendrá que pagar $476 mil pesos, unos $40mil mensuales.

Según la encuesta del Dane 2006-07 (la disponible) solamente los decirles 9 y 10 de hogares, es decir, el 20% de la población más rica- tienen un ingreso monetario mayor al gasto monetario, todos los demás viven con déficit gastan más de lo que reciben. Esas cifras muestran que para el 80% de los hogares colombianos un impuesto solo agrava su situación.

En el caso del decir 9, el ingreso es de $2.044 mil pesos y tienen gastos de $1.825 mil pesos; un impuesto del 10% dejaría a estos hogares sin posibilidad de ahorrar. La tarifas del impuesto de renta o el monotributo recae personas naturales van a arrebatarle la capacidad de ahorro a colombianos que están superando la barrera de ganar lo justo para vivir.

Seguiré presentado los principales temas de esta reforma y mostrando cómo, este Gobierno piensa en sus arcas rellenas de mermelada, pero jamás en el bienestar del pueblo colombiano.
Publicidad