Breve análisis de la derrota del Sí

Columnas de Opinión
Tamaño Letra
  • Font Size

Escrito por:

Jorge Caicedo Correa

Jorge Caicedo Correa

Columna: Opinión

e-mail: [email protected]

La victoria tiene muchos padres, pero la derrota es huérfana.


La victoria del No contra el Sí, nadie se la esperaba, ni siquiera los promotores a excepción de Francisco Santos.

El Sí estaba tan seguro que sus promotores tenían fiesta organizada y el presidente Juan Manuel Santos proclamaba que no había plan B y si perdía expresó en NTN que renunciaría; “Promesas de político”. El senador Armando Benedetti firmó la defunción del partido Centro Democrático para el 2 de octubre.

En la Costa se impuso el voto Tamal, en muchos barrios pagaron a $50.000,00 voto, a muchos taxistas los contrataron a $ 150.000,00 el día por recoger y llevar a los que vendían el voto, al final hasta por un sándwich con gaseosa para que votaran por el Sí. ¡Qué corrupción!

Las Farc-EP con su actitud prepotente y cínica enfureció al escaso electorado que se acercaba a las urnas, la ganadora fue la abstención del 62%; 10% más que en las elecciones presidenciales, ‘Timochenko’ no pidió perdón, lo ofreció, se mantuvo en lo que expresaba en los medios de comunicación; “No tenemos nada de que arrepentirnos” y Romaña cuando le ponían el tema de los 400 secuestrados que no se sabe nada de ellos, contestaba en forma displicente “no me acuerdo”. Por favor es una vida humana la que está en juego y es una familia la que está sufriendo ese flagelo, pero el puntillazo final lo dio, NN alias Santrich cuando el Fiscal General les inquirió por los dineros de las Farc- EP, en parte porque los familiares de los masacrados en la Chinita Apartadó – Antioquia expresaron: “Aceptamos las disculpas que nos ofrecen, pero pedimos indemnización”, en forma grosera lo tildó de paramilitar con el antecedente que los 35 masacrados en Apartadó habían sido de sus filas desmovilizados, en forma burlesca contestaba con canciones “Quizás, quizás, quizás” cuando le preguntaban por la vida de los secuestrados, para ellos, eran considerados mercancías, pero para los familiares eran padres, madres, hijos e hijas, hermanos o hermanas tías, tíos, son allegados de sus afectos.

La diferencia de los votos del Sí y del victorioso No. Fue mínima, pero la inesperada sorpresa fue grande, del tamaño de una catedral, nadie lo esperaba, y a pesar de que todos los votantes del No, no son seguidores de Uribe, el Centro Democrático, salió fortalecido no con certificado de defunción como anuncio el senador Armando Benedetti.

El negociador Humberto De La Calle, a quien lo tenían como candidato presidencial al triunfo del Sí, renunció protocolariamente a sus funciones, no siendo aceptada conformándose un nuevo grupo como se lo habían solicitado hace un año con tres negociadores del Centro Democrático, el Gobierno incluyó a la Canciller; señor presidente Santos respetuosamente, ganó el No y esperamos que no haya hecatombe ni guerra urbana, se va a renegociar lo pactado en La Habana que es lo mejor para Colombia.
Publicidad