Voto SÍ para cambiar nuestra historia

Columnas de Opinión
Tamaño Letra
  • Font Size

Escrito por:

Claudia López Hernández

Claudia López Hernández

Columna: Opinión

e-mail: [email protected]
Nos costó sangre, sudor y lágrimas llegar hasta este día. Nos costó 52 años de conflicto armado, 280.000 muertos y 6 millones de víctimas. Nos costó convencernos de que no hay violencia buena y rechazar masivamente el uso de toda violencia con fines políticos. Nos costó tres décadas de fortalecimiento de nuestra fuerza pública para disuadir a los violentos y convencerles de que sólo si renunciaban a las armas tendrían algún chance de representar en las urnas sus ideas.

Llegamos hasta este día luego de 35 años de fallas y aciertos en negociaciones de paz que intentaron siete presidentes y que por primera vez en casi cuatro décadas produjeron unos acuerdos de paz con las Farc. Es un enorme logro colectivo llegar hasta este día en el que decidiremos si votamos SÍ para poner fin ya al conflicto armado y a las Farc en nuestra historia o votamos NO para seguir aplazando esa victoria.

Tenemos muchas más coincidencias sobre los desafíos que debemos asumir para construir paz, que sobre la manera de terminar el conflicto armado con las Farc. Todos sabemos que además de desarmar a las Farc, tenemos que cumplirle a las víctimas y a las regiones. Tenemos que derrotar la corrupción y garantizar una competencia política sin violencia, pero también sin fraude y dineros ilegales. Tenemos que ofrecer seguridad, justicia y oportunidades a millones de colombianos, sobre todo rurales y jóvenes. Tenemos que desarmar al ELN y combatir a las Bacrim. Tenemos que derrotar el centralismo y fortalecer las instituciones sociales, estatales y económicas de las comunidades y regiones.

Desde el lunes 3 de Octubre nos corresponde renovar los esfuerzos y diálogos para dedicarle más trabajo y energías a esos desafíos de futuro que nos unen, que a los factores del pasado que nos dividen. Todos tendremos que reinventarnos para construir paz. Todos tendremos que hacer país y política de manera distinta. Muchos tendrán que renunciar a la apatía, otros a las armas, otros al caudillismo, otros a la polarización y muchos a la corrupción.

No pudimos acordar este proceso de paz con todos los ciudadanos. Pero vamos a construir una paz para todos los colombianos. No vamos a incluir a unos para excluir a otros. La paz territorial, política y social que visionamos quienes votaremos SÍ a la paz, es para los del SI, los del NO y los indecisos.

Que nadie falte a esta cita con su futuro. Hoy no votamos para elegir a alguien. Hoy votamos para elegir nuestra historia. Voto SÍ para terminar una dolorosa historia de exclusiones y construir una exitosa historia de convivencia e inclusión. Voto SÍ para que todos tengamos una segunda oportunidad en esta vida y esta tierra. Voto SÍ porque vivir en una Colombia en paz es un sueño que juntos estamos haciendo realidad.


Debemos aunar esfuerzos y alianzas estratégicas, que conduzcan a concientizar resortes psicológicos, sensibilizar al individuo e involucrar la participación de todos en ese sublime deseo tan anhelado: La Paz. Paz es sinónimo de vivir con justicia y no simplemente ausencia de conflictos; inclusión social e igualdad de oportunidades para que todos podamos pensar, soñar y actuar con voluntad constructiva; esa es la verdadera paz.

Más Noticias de esta sección

Publicidad