La batería en la percusión

Columnas de Opinión
Tamaño Letra
  • Font Size

Escrito por:

Hernando Pacific Gnecco

Hernando Pacific Gnecco

Columna: Coloquios y Apostillas

e-mail: [email protected]

En general, el punto focal en cualquier agrupación musical recae casi siempre en un cantante o en un instrumentista; casi nunca, en los percusionistas como músicos estrellas. Pero, ¿se imagina usted a Los Beatles con un baterista diferente a Ringo Starr, una descarga salsera sin la batería, al jazz de Chicago sin Gene Krupa o la Provincia de Carlos Vives sin sus sonidos modernos?


La percusión nace con la música; los primeros instrumentos que acompañan al canto marcaban los compases, y cualquier objeto servía para ese propósito: piedras, madera o huesos. Tal vez, los primeros usos de la percusión fueron para la cacería. Siguen aplicaciones lúdicas y rituales, donde la percusión ha sido fundamental gracias a su efecto sicológico sobre el cerebro, que provocan determinados movimientos corporales según el tipo de instrumento, ritmos, tono, intensidad, etc.

Los primeros instrumentos musicales datan de más de 40.000 años atrás, como se aprecia en pinturas, tallas y documentos. Los arqueólogos han encontrado sonajeros elaborados con huesos y semillas, además de otros elementos que producen sonido; también, tambores elaborados con arcilla y piel de animales, como los actuales udu africanos, similares a los tobale y debarkes árabes. Sin embargo, la familia de la percusión aparece en el siglo XV, con la música militar turca luego de la conquista de Constantinopla: crótalos, platillos, triángulos, címbalos, timbales y tambores, que se incorporan a la música de Europa. La “Sinfonía Militar” de Haydn y la “Historia del soldado” de Stravinski lo demuestran.

Actualmente, la percusión aporta muchísimas combinaciones de timbres, llena espacios musicales, orienta a la agrupación y da brillo a las composiciones. La función rítmica primaria pasó a un segundo plano, y la batería es protagonista. Los timbales, antecesores de la batería, junto a las trompetas fueron instrumentos de caballería militar como armas emocionales durante las batallas. Es que el sonido de trompetas y redoblantes en el campo de batalla atemoriza al enemigo. Fueron fundamentales para Napoleón en la Batalla de los Tres Emperadores en Austerlitz.

Hacia 1890, la fusión de tambores y timbales con platillos turcos y el bombo europeo genera las primeras baterías, usadas entonces por el romanticismo alemán; la búsqueda de la libertad es su rasgo cardinal, revolucionario frente al racionalismo clasicista; es una manera de concebir la vida que inunda a todo el continente europeo, en la música y en todas las artes.

La batería cobra auge en los inicios del siglo XX con el catewalk y el jazz primigenio, si bien no era protagonista: solo marcaba el ritmo (beat). En Louisiana, ZuttySingleton y BabyDodds introducen los breaks y los primeros solos. Tony Spargo y Ben Pollack, bateristas blancos, también hacen su aporte, pero es Joe Jones quien libera a la batería de su función metronómica, y Kenny Clarke define el estilo actual del jazz, perfeccionado luego por Max Roach, convirtiéndola en un instrumento capaz de ejecutar melodías.

El rock adopta la batería y los ritmos de la música estadounidense, especialmente del jazz. The Beatles, después de cambiar a Pete Best, encuentran en Ringo Star al baterista definitivo que encaja en el estilo de la banda, tal como Keith Moon en TheWho, Ginger Baker en TheCream (introduce el solo en el rock), y John Bonham en LedZeppelin, quienes se convierten en los bateristas más influyentes, sin olvidar a Nick Mason, de Pink Floyd.

Nueva York ve nacer la salsa actual a partir de la fusión del jazz afrocubano y el jazz latino con el son y el danzón de Cuba y otros ritmos latinos. La batería entra directa a la salsa, proveniente de las agrupaciones que la originan, y se suma a los timbales, congas, bongós y demás instrumentos de percusión. La influencia del bebop, música para músicos, es definitiva, y el cubano Guillermo Barreto se convierte en uno de los principales referentes, además de Tito Puente y Ray Barreto, entre muchos grandes percusionistas latinos.

Y, no podían faltar, las mujeres bateristas, la minoría de la minoría, especialmente en el rock: la pionera Moe Tucker, Megan White, Sheila E, Andrea Álvarez

La batería, ese grupo de instrumentos que ejecuta una sola persona, hoy también electrónica, prácticamente hace parte de cualquier género musical actual. Un buen baterista le confiere realce a cualquier género y grupo musical.

Más Noticias de esta sección

Publicidad