Los diálogos de La Habana en el laberinto

Columnas de Opinión
Tamaño Letra
  • Font Size

Escrito por:

Jorge Caicedo Correa

Jorge Caicedo Correa

Columna: Opinión

e-mail: [email protected]

Colombia siempre ha sido un país incomprensible.
En las redes sociales se lee que el representante a la Cámara por el partido Conservador, Jaime Felipe Lozada, denuncia que el agricultor Iván Darío Soto fue asesinado por las Farc el pasado 6 de agosto en Balsillas Caquetá, al negarse a pagar la extorsión exigida por la columna móvil Teófilo Forero y que mientras su jefe “El Paisa”, exsicario de Pablo Escobar está en Cuba, los matones a su mando continúan delinquiendo, ocho días después llega “el Paisa” a Neiva y se aloja en el Hotel Plazas escoltado por la autoridad.

En el Retorno- Guaviare, el miércoles 10 de agosto en el atentado con una motocicleta bomba, causó heridas a dos policías, dos civiles y un niño; el resultado de la investigación condujo al Frente Primero de las Farc que se encuentra en disidencia y sentenciado por nuestro presidente Juan Manuel Santos que les dio a escoger una tumba o la cárcel.

Los agricultores y ganaderos en el campo colombiano se quejan al gobierno que la extorsión por hectárea cultivada, cosecha, ganado etc. ha incrementado con el agravante que les informan que si no van las Farc, las va a cobrar el ELN.

El cobrador, o sea, el ELN expresó : “Se evidencia que el objetivo principal de la comandancia de las Farc es convertirse en una organización legal aceptando unos acuerdos que exculpan al Estado de su responsabilidad en el desarrollo de la guerra sucia y el terrorismo de Estado, a la vez que deforman los fundamentos esenciales del derecho a la rebelión”. Como está escrito en el Diario El País lo transcribo. No está de acuerdo ideológicamente, pero sí financieramente.

Muy respetuosamente desde esta columna se recomienda revaluar los diálogos de la Habana con base en la experiencia del Caguán, porque el Estado Mayor del grupo delincuencial Farc en esa época comentaban “Hasta cuándo se va aguantar el Gobierno estar sentado en la mesa de diálogos mientras ellos continuaban con sus desafueros. Ahora tildan al gobierno de Andrés Pastrana de haber sido el más inepto de estos tiempos. El gobierno ha cedido bastante recibiendo nada a cambio.

La paz la queremos todos, pero sin franquicias de extorsión, asesinato al que no la pague y continúen delinquiendo desde el Senado.

El país está pendiente del plebiscito, del sí o el no a los diálogos de la Habana y la Corte Constitucional en la sentencia C379 que antes de este evento las Farc deben hacer dejación de las armas porque nadie va a votar con el fusil en la nuca. Hay que analizar los acuerdos y votar por la mejor opción a Colombia, pero paz no va a haber en Tumaco Nariño, ya aparecieron tres grupos nuevos delincuenciales ya sean exfarc peleando la ruta del narcotráfico en la zona de embarque.

Más Noticias de esta sección

Publicidad