Los olvidados

Columnas de Opinión
Tamaño Letra
  • Font Size

Escrito por:

Tuto Santos Araújo

Tuto Santos Araújo

Columna: La Columna de Tuto

e-mail: [email protected]

El título no se refiere a esa extraordinaria película del español Luis Buñuel, la cual narra la miseria y la pobreza de varios niños en Ciudad de México, cinta que es todo un clásico del cine a nivel mundial.
Nos referimos a grandes personajes del país que fueron borrados de la historia nuestra, como si jamás hubiesen existido o aportado algo al desarrollo de la nación.

Borrados por las élites, la iglesia católica, los poderosos, los dos partidos tradicionales y quienes detentaban el poder en ese momento. A excepción de Jorge Eliécer Gaitán cuya memoria existe, quizás porque su muerte provocó una asonada en la misma capital, imposible de ocultar. De los demás pocos han escuchado hablar.

Empecemos por un presidente, Juan José Nieto Gil de Baranoa, fue mandatario breves meses en 1961, pero la historia lo borró, la razón: era negro. Hasta hace poco la Presidencia de la República reconoció que el General Nieto si había sido presidente. Otros borrados de la historia, es el llamado libertador de los mares el negro José Prudencio Padilla, de La Guajira. El general Rafel Uribe Uribe un verdadero liberal progresista cuyo magnicidio fue el primero del siglo XX.

Asimismo, María Cano aguerrida líder sindical del país. La pintora Debora Arango que con sus pinturas sobre desnudos escandalizó a más de uno. El indígena caucano, Quintín Lame, quien luchó por los derechos de sus comunidades. El gran líder comunero, José Antonio Galán, el primero que se atrevió a desafiar a las autoridades españolas en 1781. El joven campesino, Pedro Pascasio, quien no se dejó extorsionar de un importante patriota español a cambio de dejarlo huir, en plena batalla de Boyacá.

Escritores como los antioqueños Fernando González y Porfirio Barba Jacob, cuyas obras fueron censuradas en el país y quien murió en el exilio en México. El expresidente José Hilario López en cuyo gobierno se firmó la libertad de los esclavos. El indígena de Nariño Agualongo quien apoyó en su lucha a los realistas y no a los patriotas, empero la historia nos tiene una deuda para saber por qué tomó esa decisión.

Si saben de otros “Olvidados” enviar al correo Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Un hasta luego. Hoy me despido de mi columna semanal del diario El Informador. Desde el 2008 escribiendo mis puntos de vista. Quiero agradecer a todas y todos. Mil gracias al director de este diario, pues expresé mis puntos de vista sin reparos. Ni un asomo de censura. Soy un convencido de no apegarse a nada y dejar este espacio a otros ciudadanos. A mis lectores pronto volveré. Y concluyó con esta frase del poeta uruguayo, Mario Benedetti, “Se despidieron y en el adiós, ya estaba la bienvenida.”
Publicidad