Poderópatas

Columnas de Opinión
Tamaño Letra
  • Font Size

Escrito por:

José Lopez Hurtado

José Lopez Hurtado

Columna: Opinión

e-mail: [email protected]

El discurso es el mismo, casi calcado con doble papel carbón, y no hay, a primera vista, forma alguna de contrarrestarlo. Cooptación total de todas las instancias del Estado, desde lo más alto del poder, en una suerte de destino trágico para los pueblos.
Eliminación de todas las formalidades y pilares de la democracia representativa. Por el punible ayuntamiento entre el Consejo Nacional Electoral y la Corte Suprema, se destituye a 28 legisladores opositores al beodo presidente Daniel Ortega, para reemplazarlos por otros, incondicionales al ejecutivo y a su mujer Rosario Murillo, hoy nominada a la Vicepresidencia en el tercer periodo consecutivo del líder del Frente Sandinista. Los diputados del llamado Movimiento de Renovación Sandinista, de tendencia centro-izquierda, que por espacio de diez años se han opuesto a los desmanes de Ortega, no tenían la menor opción de salvarse de la muerte política. Su temor reside en que en los próximos comicios del 6 de noviembre, se repita la historia de 1990 cuando fue estruendosamente derrotado por Violeta de Chamorro, que encabezaba una coalición de partidos opositores.

Por lo que desde ya anunció que no aceptara ninguna veeduría nacional o extranjera, porque éstas le “hacen el juego al Imperio”.

Por supuesto que los partidos de oposición no participaran en los próximos comicios, porque según sus voceros se tratara de una “farsa electoral”, en ese doloroso tránsito que ya la Comisión Episcopal nicaragüense había advertido, de la instauración desde el palacio presidencial de un partido único, sin obstáculos, y con el desconocimiento de todas las garantías ciudadanas.

Sin importar las voces de reproche internacional que ya ha suscitado, como las del Congreso de Costa Rica, emblema de la democracia latinoamericana, que ha solicitado a su gobierno la activación de los mecanismos internacionales ante la OEA y la ONU, para forzar a que Ortega asegure la restitución del parlamento, restablezca el funcionamiento normal de los partidos que se oponen a su régimen y se respete las voces discordantes a su llamada revolución sandinista.

Búsqueda del poder absoluto que no respeta fronteras, en una patológica obsesión, como Perón y los Kirchner, Álvaro Colom en Guatemala, Chávez y Maduro, que disfrazan su gula insaciable por el poder, a punta de “leyes habilitantes antiimperialistas por la paz”. Discursos calcados, con leves variaciones, a los que Colombia tampoco es ajeno, como se verá con el tiempo, muy pronto.

Cuando no se respetan linderos morales, ni mandamientos éticos y se entra, como por un túnel oscuro, en la sórdida categoría de los poderópatas (“La patología del poder “de Francisco de Federico Muñoz- Amazon Kindle), incurables enfermos por el poder, que no conocen fronteras ni límites en su búsqueda. Y que como se está viendo en América Latina tiene ribetes peligrosamente contagiosos.
Publicidad