Mantener vivo el amor

Columnas de Opinión
Tamaño Letra
  • Font Size

Escrito por:

Alberto Linero Gómez

Alberto Linero Gómez

Columna: Orando y viviendo

e-mail: [email protected]

El amor hay que construirlo a diario. Es una realidad dinámica, que requiere atención, dedicación, compromiso y entrega. El amor no muere, siempre es asesinado. Al amor lo mata la indiferencia, la rutina, la desatención, la distancia, la mala dominación, él no saber disfrutar la cotidianidad. Muchos han matado el amor grande, bello y especial que tenían al no cuidarlo y dejarlo a abandonado.


El amor que perdura es el que se le dedica tiempo, el que se alimenta de caricias, el que descansa sobre una buena comunicación y buena resolución de conflictos, el que se recrea a cada momento, el que se expresa en la profundidad de una buena experiencia sexual y da frutos de felicidad. Tienes que esforzarte en mantenerlo vivo. Esa es tu tarea. Es la única manera de hacerlo eterno y disfrutarlo siempre.

¿Estás alimentando el amor que te une a esa persona tan importante? Tienes que ser sincero y evaluar bien tu comportamiento. No culpes a los otros sino que es necesario analizar bien tus responsabilidades. Revisa tus palabras, tus actitudes y tus acciones viendo si alimentan el amor que sientes por esa persona.

Muchos creen que el amor sobrevive por sí solo, le dan poderes mágicos que le hacen creer sin alimento existencial, lo cual está equivocado quien quiera tener un amor fuerte tiene que poner todos sus sentidos en esa relación y luchar por hacerlo crecer para así poder vivir feliz.

La dimensión espiritual es bien importante porque ella permite que se tercie da a lo inmediato y se busque lo sublime, lo verdaderamente valioso. No se puede quedar todo en lo que se ve porque siempre hay algo más esencial que debemos buscar. Una buena experiencia espiritual de pareja mantiene vivo el amor y lo hace crecer.

Más Noticias de esta sección

Publicidad