Universidad en El Banco: ¿Un proyecto serio u otra frustración?

Columnas de Opinión
Tamaño Letra
  • Font Size

Escrito por:

Edward Torres Ruidiaz

Edward Torres Ruidiaz

Columna: Opinión

e-mail: [email protected]

Esta semana la Universidad del Magdalena socializó los estudios para la construcción de una seccional en el municipio de El Banco. Aunque insuficientes en su contenido, resaltamos que por fin se inicie esta discusión.

Las estadísticas presentadas apenas repitieron a quienes ya venimos denunciando la vergonzosa inequidad de la Unimag a favor de Santa Marta, que se resume en la cobertura del 78% de cupos universitarios de esta ciudad frente al 1.8% de promedio de los otros 29 municipios.


El “sondeo de opinión” entre los 5900 bachilleres anuales de los 27 municipios adyacentes, como criterio para la demanda y enfoque académico, suena insuficiente y sesgado frente a los más de 90 mil habitantes entre 17 y 21 años, rango que Mineducación considera para efectos de cobertura. Tampoco debió limitarse el área de influencia del proyecto a los 50 y 100 Km de distancia de El Banco, sino también considerar la evidente ventaja comparativa de El Banco que es su funcionalidad intermunicipal y las distancias comparativas respecto a otros centros universitarios. Ello, sumado a la falta de articulación del proyecto con una estrategia de desarrollo socioeconómico subregional, son carencias que limitan significativamente los resultados del estudio de la Unimag.

Tampoco plantea la Unimag un compromiso de recursos de inversión y funcionamiento de la nueva sede y tira la pelota a la Gobernación y a los ingresos derivados de las matrículas y la estampilla, cuyos aportantes son los municipios. Ni siquiera propone Unimag los recursos del CREE,...irónicamente denominado impuesto para la equidad !!!

Tampoco presentó un cronograma que especifique las acciones, plazos, valores y responsables del proyecto, ni un trámite de autorización al Consejo Superior, que denote la misma diligencia y prontitud que si dio a la construcción del nuevo anden de entrada, al nuevo edificio de bienestar universitario o a la nueva biblioteca, todos en la sede de Santa Marta. Sólo con los más de $40 mil millones que costaron estos tres proyectos (incluido el CREE 2013-2015), la Unimag hubiese podido construir las dos sedes de Plato y El Banco, proyectos relativamente más indispensables y justos. Son estas realidades, persistentes en los últimos años, las que confirman la nula intención de la Unimag con nuestros municipios.

La Unimag condiciona la viabilidad del flujo de caja presentado, a la ampliación de la tarifa de la estampilla por parte de la Asamblea. No obstante, el rosario de despilfarros de la Unimag en contratación de orquestas para la fiesta de docentes y bienvenidas de estudiantes y reinados, además de la aceptada discriminación, hasta en los incentivos y alimentación , en contra de los municipios distintos a Santa Marta, inyectan de recelo ese aumento.

No es sano que se quiera colocar en contraposición o competencia a los municipios por la nueva sede, cuando, como hemos visto, la Unimag no está presentando una propuesta concreta de inversión y, si hubiese manejado sus millonarios recursos con equidad, ya era la hora en que hubiese construido hasta tres sedes en el departamento, como si lo han hecho las demás universidades públicas del país.

Coincidimos en que los “estudios” son un avance, pero insuficientes y no llenan los requisitos para el inicio del proceso contractual que permita avanzar en este justo anhelo de nuestros alejados municipios. Por ello, insisto a la Gobernación en incluir el proyecto en el Sistema General de Regalías Regionales como un gran Centro Regional Universitario que, sumado al concreto ofrecimiento del lote por parte del Alcalde de El Banco, marcaría un verdadero avance. Mientras pasan las elecciones en la Unimag.
Publicidad