EL INFORMADOR: 58 años haciendo patria en favor de la comunidad.

Columnas de Opinión
Tamaño Letra
  • Font Size

Escrito por:

José Noriega

José Noriega

Columna: Opinión

e-mail: [email protected]

Ladran sancho, señal de que cabalgamos. (El Quijote de la Mancha)


Desde el día en que salió a la luz pública, 7 de agosto de 1958, El Informador ha sido un incesante guardián de la comunidad del Magdalena, llevando siempre y de primera mano la información que se necesita conocer sobre el acontecer diario y cotidiano de la comarca y la aceptación ha sido única y preñada de una fidelidad que ha soportado los avatares y las mendacidades de aquellos que en ocasiones apelan a la trapisonda y al procedimiento protervo para intentar escalar posiciones sociales, pero se han ido de bruces porque el lector del periódico ha sido, es y será su mayor activo y a quien se debe para ser el verdadero y auténtico vocero de la comunidad.

A través de todos estos años hemos tenido que pasar momentos y circunstancias que muchas veces socavan la fortaleza material, pero el gigante espiritual que acompaña nuestras vivencias y experiencias nos llenan nuevamente de fortaleza y sabemos que nos debemos a una comunidad que se acuesta todos los días con la ilusión de esperar a que amanezca para devorar sus páginas, siempre llenas de información y de verdad, esa ha sido la única constante y sobre ello se basa su batallar.

Santa Marta, el Magdalena y Colombia, le reconocen al primer diario de la región toda su grandeza y semblanza en busca de la verdad y debemos asumir que no siempre el hábito hace al monje, porque, y como se dice en el argot popular, la mona aunque se vista de seda, mona se queda, y que tan cierto es ello que así como nos vemos por fuera, también lo somos por dentro, fúlgidos y prístinos, de conciencia y proceder inmaculado, de tal manera que usted como lector disfrute la noticia en su real dimensión y se cuestione sobre el porqué de las cosas, porque no basta con informar, sino que incubemos en el lector la ansiedad y se le despierte el deseo por querer saber cada día más.

Cada día que pasa y cuando la sociedad vira en medio de los cambios que se dan, es menester que un medio de comunicación se ponga a tono con la realidad histórica y el deseo de esta casa editorial es brindarles cada día una mejor opción con una visión futurista y realista, en donde la objetividad y la verdad siempre vayan de la mano, así nos hemos mantenido durante todos estos años y lo seguiremos haciendo como el primer día, con la responsabilidad propia de los seres humanos que nos debemos a una comunidad que nos sigue y confía en nosotros.

La ciudad fundada por el ex notario de Sevilla, el adelantado Rodrigo Galván de las Bastidas, ha sido testigo del camino que hemos debido recorrer para enfrentar todas las dificultades y de la mano de todos vamos siguiendo su transformación y su conversión en una gran labor que exige contar con medios de comunicación auténticos y que durante tantos años sigan en esa ardua lucha que lo ha posicionado y encumbrado en esa altruista posición para defender los intereses de una comunidad que ha depositado toda su confianza en El Informador y así entendemos ese compromiso.

Hoy nos levantamos como el primer día, con la misma o mayor fuerza que en el pasado y con las ilusiones renovadas para brindarles a todos lo que están esperando, información, verdad, lealtad, pulcritud y todas esas cosas que se requieren para que nuestra sociedad marche envalentonada, altiva, pero humilde y orgullosa de sus ancestros y raíces y sientan que su medio de comunicación es tan de ellos como de todos, por todos y para todos.

Enhorabuena, para todos los que hacen parte de esta casa editorial que sigan cosechando éxitos y continúen llevándole al pueblo lo que el pueblo quiere y que EL INFORMADOR siempre le ha dado, ayer, hoy, mañana y siempre y a nuestros lectores, todas las bendiciones del altísimo.

Más Noticias de esta sección

Publicidad