Néstor Humberto fiscal: ¿oh sorpresa?

Columnas de Opinión
Tamaño Letra
  • Font Size

Escrito por:

Cecilia Lopez Montaño

Cecilia Lopez Montaño

Columnista Invitada

e-mail: cecilia@cecilialopez.com

La persona colombiana que se haya sorprendido con la elección de Néstor Humberto Martínez, no vive en Colombia sino en la luna y es mejor que aterrice.
Precisamente una de las debilidades de esta elección, es que a pesar de haberse seguido un proceso supuestamente transparente, que abría oportunidades para muchos, la verdad es que desde que se habló del reemplazo de Montealegre se sabía quién sería el nuevo fiscal general de la nación, Néstor Humberto Martínez.

Claro que hay sorpresas, pero surgieron inmediatamente después de su elección y definitivamente son de otra naturaleza. Cayeron rayos y centellas cuando su nombre apareció en la terna junto a Mónica Cifuentes y Yesid Reyes, quienes de verdad sirvieron, de pronto sin querer queriendo, de relleno, para no hablar de ‘idiotas útiles’ porque no se lo merecen, son excelentes profesionales. En ese momento salieron a relucir todas las inhabilidades de Martínez: su permanente y largo vínculo con el poder especialmente con el hombre más rico de Colombia, Luis Carlos Sarmiento Angulo. El tener una oficina de abogados que lejos de cerrarla cuando lo nombraron superministro, a su salida logró la alianza con una de las oficinas de abogados más famosas del mundo; que además había defendido a ese sector privado muy rico que siempre gana, como los azucareros del Valle del Cauca. En fin, no se visualizaba la independencia necesaria para ejercer el cargo más alto del país en el área de la justicia. Por lo menos, eso dijeron muchos.

Pero....¡Oh sorpresa!, esta sí que lo es para nosotros los pobres mortales de este país. Resulta que después de estas descalificaciones y de hablar con razón, maravillas de sus aparentes contendores, ahora a la gran mayoría de sus críticos se les borraron todas las prevenciones y por el contrario sus defectos se convirtieron en virtudes innegables, inigualables, insuperables, irreemplazables. Solo algunos medios virtuales como Las 2 orillas y La silla vacía se mantuvieron en sus críticas y dudas sobre la independencia que Néstor Humberto va a tener en su nuevo cargo de Fiscal General de la Nación.

Esto no habla mal del nuevo Fiscal. Por el contrario, eso muestra que además de su capacidad intelectual innegable, heredó la inmensa habilidad de su padre, el irremplazable Salustiano Tapias, para literalmente ‘mamarle gallo’ al país, a sus opositores, porque sabe que esta sociedad “sapa” se doblega ante el poder. Ahora algunos editoriales convirtieron sus estrechos vínculos con los poderosos del sector privado en una de las habilidades que le servirán al país; su contacto con Sarmiento Angulo, como la valiosísima puerta de entrada para el Gobierno; su innegable simpatía y amabilidad con el expresidente Uribe como un activo ahora que el expresidente se negó a tener cualquier acercamiento con el presidente Santos. En fin.......

La gran sorpresa ha sido entonces el cambio de 180 grados de muchos de sus críticos y lo grave es que esas inhabilidades probablemente persisten. Sin embargo, el nuevo Fiscal no tiene razones para ser extremadamente cuidadoso porque en vez de enemigos o críticos lo que tiene son áulicos que están dispuestos a echarle todas las flores que seguramente no necesita.

Pero si el Fiscal quiere oír un consejo desinteresado, algunos pocos creen que usted debe ser extremadamente cuidadoso con todos aquellos que han sido sus clientes. Recuerde que esta democracia se empieza a abrir y para algunos hay posibilidades de hacer una veeduría seria de las actuaciones de los funcionarios del Estado. Cuando se es funcionario público no se tiene clientes; por el contrario, lo que tiene que aceptar es que debe convertirse en un verdadero servidor público, para todos, sin exclusiones.

Más Noticias de esta sección

Publicidad