Las leyes 50 y 782

Columnas de Opinión
Tamaño Letra
  • Font Size

Escrito por:

Tuto Santos Araújo

Tuto Santos Araújo

Columna: La Columna de Tuto

e-mail: [email protected]

Las leyes 50 de 1990 sobre el Código Sustantivo del Trabajo y la ley 782 de 2002 de Reforma Laboral, han sido dos leyes que junto con la ley 100 de 1993, han sido perversas desde todo ángulo que se le mire.
Gobiernos neoliberales como los de Gaviria y Uribe, lograron aprobar semejantes esperpentos, sin que hasta el momento ellos hayan reconocido culpa en esas políticas económicas aplicadas, cuyas consecuencias nefastas estamos padeciendo.

Estas leyes no sólo destruyeron la capacidad adquisitiva de los colombianos de a pie y asimismo la salud de cada uno de ellos. Destruyeron al ciudadano que pasó mucho tiempo invisible. Con sueldos paupérrimos, con empleados despedidos sin piedad, con pacientes que se mueren pidiendo a gritos atención en salud, con trabajos en exceso sin el pago de extras.

¿Cuántos lazos familiares se cortaron, por crisis económicas?, ¿Cuántas familias ajustaron su presupuesto al ver que les arrebataron sus extras?, ¿Cuántos perdieron un familiar por el desastroso sistema de salud?, ¿Por qué ninguno de esos autores reconocen que traicionaron a su país?, ¿Hasta cuándo soportaremos tantos oprobios al pueblo?, por eso debemos decir, sí a la paz, sólo con ella el ciudadano sabrá que tiene no solo deberes sino derechos.

Lo que resulta paradójico que ahora para votar por el sí o por el no a la paz, sean estos dos exmandatarios quienes lideren el tema. En el caso de la paz (Gaviria), y en el no (Uribe); un tema que debe ser de todos los colombianos y no exclusivamente de un partido, o de un hombre. Que ellos dos (Gaviria y Uribe) culpables de la pobreza de millones de colombianos, de su terrible situación económica, sean ahora protagonistas de primera mano, demuestra que siempre regresamos a los mismos con las mismas.

La República. Se rumora que la organización Ardila lulle estaría en proceso de compra del este importante diario económico. Grave para la democracia de un país que los diarios sean propiedad de los hombres más ricos de Colombia. Sarmiento Angulo en El Tiempo y ahora Ardila Lulle en La República.

Terrorismo. Lamentable la atroz muerte de más de ochenta personas en la ciudad de Niza en Francia. Ojalá los medios también dieran buena virina a los atentados que ocurren a diario en Irak y en Bangladesh

Más Noticias de esta sección

Publicidad