La perversa Ley 100

Columnas de Opinión
Tamaño Letra
  • Font Size

Escrito por:

Tuto Santos Araújo

Tuto Santos Araújo

Columna: La Columna de Tuto

e-mail: [email protected]

Causó indignación, rabia, impotencia y tristeza la muerte de la joven caleña, Leidy Johana Espinosa, quien grabó un video donde suplicaba a su EPS, para la atendiera de su enfermedad terminal, nada pasó y ella murió, para tristeza de sus familiares.
Caso parecido sucedió con la abogada Camila Abuabara quien a punta de tutelas lograba sus diálisis, pero al final también falleció por cuenta de tan desastroso sistema.

Gracias a las redes sociales sabemos que el Sistema de Salud en Colombia sirve para tres cosas: para nada, para nada, para nada. Es de destacar que por las redes se han visibilizado cientos de miles de enfermos enfrentados a una salud totalmente mercantilizada y privada.

Empero ahora viene el papel de los dos canales privados quienes ahora se han convertido por arte de magia en dizque los voceros de los más débiles. A diario, estos medios televisivos muestran historias de casos de pacientes en nuestro país enfrentados las EPS, y a esa pésima atención. Gracias a ellos a esa presión mediática de los medios, algunos pacientes son atendidos.

Pero aquí va la pregunta ¿Por qué solo vemos las consecuencias de este sistema? Y ¿Por qué no vemos las causas? Me explico: los periodistas de esos medios nos muestran a pacientes pidiendo a gritos que sean atendidos. Pero jamás esos periodistas han dicho: El problema y la causa de todos estos males es la Ley 100 y es esa ley la que debe cambiar.

Es la Ley 100, mal llamada Reforma a la Seguridad Social, la culpable. Fue ella la que convirtió la salud en negocio y al paciente en mercado; fue ella la que enriqueció a esos intermediarios financieros; fue ella la que hizo ricos a unos pocos a costa de la salud de millones de colombianos; fue ella la que conllevó a que los médicos perdieran su status.

En conclusión si no cambiamos esa lesiva ley, pueden venir más tutelas, pueden venir más historias de pacientes en estado terminal, pero repito si no se cambia, todo seguirá igual.

También debemos expresar – para que el país recuerde- que el presidente de la época era César Gaviria, quien ya implantaba sus políticas neoliberales dictadas desde el Fondo Monetario Internacional y el Banco Mundial y el senador ponente de la misma fue Álvaro Uribe Vélez, quien ya demostraba su desprecio a todo lo que oliera a pueblo.

Tenemos Ministra. Clara López ha logrado pasar a primer debate el proyecto de ley que revive las horas extras para la clase trabajadora. Muy buena esa ley, devolver lo que les arrebataron a ellos sin justa causa, es un acto de dignidad. Diferente esta ministra a ese tal Lucho Garzón que pasó con más pena que gloria y cuyo papel en ese ramo dio vergüenza.

Más Noticias de esta sección

Publicidad