El realismo mágico, ahora es gaucho

Columnas de Opinión
Tamaño Letra
  • Font Size

Escrito por:

Pedro Pabón Miranda

Pedro Pabón Miranda

Columna: Opinión

e-mail: [email protected]

José Arcadio Segundo fue sustituido fraudulentamente por Aureliano Segundo en la relación amorosa con Petra Cotes, la cual se consolidó bajo un régimen reiterativo de retozos amorosos hasta el amanecer, incluidos los días prohibidos; la madre natura premió tal entrega con prolíficos partos en los animales que a Petra Cotes se le acercaran, erigiéndose así Aureliano Segundo en uno de los hombres más ricos de la ciénaga. “Era una prosperidad de delirio que a él mismo le causaba risa, y no podía menos que asumir actitudes extravagantes para descargar su buen humor.

«Apártense, vacas, que la vida es corta», gritaba. Úrsula se preguntaba en qué enredos se había metido, si no estaría robando, si no había terminado por volverse cuatrero, y cada vez que lo veía destapando champaña por el puro placer de echarse la espuma en la cabeza, le reprochaba a gritos el desperdicio. Lo molestó tanto, que un día en que Aureliano Segundo amaneció con el humor rebosado, apareció con un cajón de dinero, una lata de engrudo y una brocha, y cantando a voz en cuello las viejas canciones de Francisco el Hombre, empapeló la casa por dentro y por fuera, y de arriba abajo, con billetes de a peso.” García Márquez, Cien Años de Soledad, Pág. 80

Hace 30 años el entonces recién graduado en Ingeniería Civil, José Francisco López, ingresó a la función pública como Secretario de Obras Públicas y Urbanismo de la Municipalidad de Río Gallegos; con el entonces Intendente Néstor Kirchner, continuando con él como Gobernador y después como Presidente de la Argentina, continuando su labor con Cristina hasta el 10 de diciembre de 2015 como Secretario de Obras Públicas del Ministerio de Planeación. Calculándose que él directamente adjudicó solo en vías al equivalente al costo de 20.000 Km. Además manejó el programa nacional de vivienda popular, aclarándose que cualquier coincidencia con la delegación al Vicepresidente colombiano, es mera coincidencia.

Aureliano Segundo se encausó y entregó a los apetitos sexuales hacia Petra, en cambio Josecito se abrazó lujuriosamente a una causa aún más noble, la defensa por los derechos de los menos favorecidos de la Argentina, impuesta Kirchner. Al igual que Aureliano Segundo, Josecito se convirtió en uno de los hombres más prósperos económicamente en la comarca, con propiedades solo soñadas y vistas a famosos y adinerados del mundo. Al igual que Úrsula, el periodismo, jueces y políticos críticos del accionar “K”, han considerado que la riqueza ostentada por los exfuncionarios del relato Kircnerista, además de obscena, es denigrante para las personas a quienes decían defender.

Ya cansado de tantos remilgos, el Ing. López, al igual que Aureliano Segundo, decidió dar muestras de que su riqueza había sido obtenida por causa noble, al igual que Robin Hood; se presentó a un monasterio de clausura en horas de la madrugada del martes 14 de junio, pretendiendo efectuar una donación; pero a Josecito no le abrieron las puertas, tocándole brincase los muros y justificar la situación explicando “me van a robar. Porque yo robé dinero para venir a ayudar acá’”

El ingeniero López entró al monasterio de clausura con bolsos y maletas conteniendo más de $9 millones de dólares y relojes Rolex, Omega y Tommy, al igual que una ametralladora, generándole su detención. A raíz de lo anterior se procedió a allanar varias propiedades, auscultando el monasterio con equipos especializados y perros amaestrados para detectar dinero, hasta encontrárseles al pie del altar tres bóvedas hoy vacías, las cuales mantenían vigilancia remota e infrarroja.

Estamos presenciando en los países que compraron el modelo populista, a un Estado que interviene la economía de manera inusitada, actuando en contra vía de la ortodoxia macroeconómica, premiando a la militancia con subsidios y prebendas al igual que persigue a sus contradictores; facilitándose la constitución de bandas delincuenciales de orden institucional encargadas de saquear al erario público, al igual que de aquellas otras vinculadas en actividades incursas en el Código Penal, gozando de amplia impunidad. Esto lo han logrado inclinando la balanza hacia uno de los tres ramas del poder Estatal, concentrado en la Rama Ejecutiva el control sobre las otras dos Ramas (la Judicial como la Legislativa), patentizando y ejecutando a la cleptocracia (gobierno de los ladrones) como ideología gobernante; actuando como legítimo heredero de Robin Hood, en donde frases como: “La política se hace con la Obra Pública”, “roban pero hacen” o “se roba para hacer política”, van siendo aceptadas sutilmente por la sociedad.
Publicidad