Divulgar acuerdos con las Farc

Columnas de Opinión
Tamaño Letra
  • Font Size

Escrito por:

Jorge Giraldo Acevedo

Jorge Giraldo Acevedo

Columna: Opinión

e-mail: [email protected]

Hasta ahora lo que los colombianos hemos visto es por un lado el Gobierno Nacional, en forma primordial por gestiones del presidente Santos, muy interesado en promover el voto plebiscitario por el “Sí” del acuerdo de paz con las Farc y en el otro extremo el ex presidente Uribe y sus compañeros del movimiento político “Centro Democrático” adelantan una campaña para que el Plebiscito reciba un “No” rotundo por parte del electorado.


Las declaraciones de las partes son en extremo obsesivas y parece que los principales protagonistas estuvieran en una pelea boxística.

Mientras tanto los ciudadanos del común o de a pie lo que queremos es conocer los textos o documentos finales que los representantes del Gobierno Nacional y las Farc firmen en La Habana, Cuba.

En realidad lo que ha acontecido en Cuba es que los temas acordados hasta ahora solo han sido al nivel de titulares y comentarios de diversa índole, pero el documento final del acuerdo no se conoce.

Cuando la totalidad de ese trascendental documento, firmado entre los representantes del Gobierno y las Farc, se conozca y la Corte haya avalado la constitucionalidad del Plebiscito sí será razonable que los interesados por el “Sí” o por el “No” hagan las correspondientes campañas.

Mientras tanto es muy conveniente que todos estemos en primera base, como en el juego de beisbol, esperando la firma del documento de la paz con las Farc para después leerlo y en consecuencia reflexionar sobre el mismo y la conveniencia por el “Si” o por el “No”, en el voto plebiscitario.

Nadie en el mundo, que se sepa, puede o debe aceptar o rechazar algo que no conoce plenamente y si lo hace se colocaría en el nivel de una persona que ha perdido la razón o sufre de locura, es decir, padece la enfermedad que le tiene trastornadas las facultades mentales.

Tal y como lo han afirmado varios medios de comunicación y destacados comentaristas, en el marco de este proceso por la paz en Colombia, el debate es natural y sano pero es fundamental que se haga con altura y con información clara.
Publicidad