Sintomatología de una decadencia

Columnas de Opinión
Tamaño Letra
  • Font Size

Escrito por:

Arsada

Arsada

Columna: Opinión

e-mail: [email protected]

Cosas muy extrañas vienen sucediendo por estos tiempos al interior de Estados Unidos. En lo que concierne al sistema de producción, quién lo creyera, una encuesta realizada por la Universidad de Harvard entre jóvenes estadounidenses de 18 a 29 años, ha mostrado que el 51% rechaza el capitalismo como sistema económico, y no por cualquier cosa, sino por injusto, y solo lo apoya el 42%. De igual manera, en un sondeo realizado por las firmas Reuter e Ipsos, se encontró con que el 51% de los votantes norteamericanos cree que el sistema primario está amañado, concepto este que públicamente comparten también los candidatos Donald Trump y Bernie Sanders.

Por otra parte, en lo que tiene que ver con la salud pública, un grupo de investigadores de la Escuela de Medicina de la Universidad Johns Hopkins han llegado a la terrorífica conclusión que la tercera causa de muerte en EEUU son los errores médicos. El estudio estima que más de 250.000 pacientes fallecieron consecuencia de un error en el tratamiento médico. A este tipo de muerte solamente le aventajan las causadas por enfermedades del corazón (611.000) y cáncer (585.000), pero las mismas se encuentran por delante, de lejos, a las originadas por enfermedad respiratoria aguda (149.000). Estamos hablando de una grave crisis de salud.

Igualmente, la intolerancia comienza a mostrar sus uñas, como cualquier gato de vecino. A comienzos de año, la joven pintora estadounidense, Illma Gore, publicó en su Facebook la obra titulada “Make América Grat Again” que traduce “Haz a Estados Unidos grande otra vez”; en la pintura aparece Donald Trump desnudo con un pene muy pequeño. A partir de ese momento le llovieron las amenazas anónimas, le cancelaron su página en Facebook y hace pocos días fue agredida salvajemente por dos seguidores de Trump, uno de los cuales se bajó del auto golpeándola en la cara, mientras gritaba: “¡Trump 2016!” La intolerancia es de tal nivel que la obra se encuentra en Londres, ya que por razones de seguridad, ninguna galería en su país se animó a exponerla.

En lo que tiene que ver con el manejo de los fondos públicos, hace pocos días el senador norteamericano, Jeff Flake, rindió un informe en el cual señala la forma un tanto ridícula, absurda e irresponsable cómo el gobierno federal estadounidense invierte el dinero de los contribuyentes. Según el documento, el gobierno americano invirtió un millón de dólares en un estudio que trataba de averiguar en qué parte del cuerpo duele más una picadura de abeja. La investigación dio como resultado que el lugar en donde dolía más una picadura de abeja era en la nariz, seguido del labio superior y finalmente en los genitales. Sin comentarios. Otro estudio en el que invirtieron cinco millones de dólares se hizo para averiguar si los pájaros ebrios cantaban peor que los que estaban sobrios.

Infortunadamente la noticia nos dejó sin saber el resultado de tan “importante” investigación. Es más, otro de estos estudios, en el cual se invirtieron 753.000 dólares, apuntaba a averiguar quién tenía más pelos, si una ardilla o un abejorro. ¡Fascinante!

Por último, el Movimiento Boicot, Desinversión y Sanciones, que durante 10 años se ha dedicado a impulsar campañas contra Israel por su represión al pueblo palestino, ha sido amordazado al interior del país que se pavonea por el mundo proclamándose como modelo de democracia, libertad de expresión y tolerancia en el planeta. El alcalde de Nueva York, Andrew Cuomo, acaba de firmar una orden ejecutiva con la cual se castigará a los que critiquen o boicoteen a Israel. La orden ejecutiva permitirá recopilar una lista con cada empresa o institución privada que apoye el BDS y obligará a todos los departamentos pertenecientes al gobierno a desprenderse de cualquier acuerdo o negocio con dichas empresas u organizaciones privadas. Esto se suponía, solo ocurría en el anárquico Tercer Mundo.

Todos son acontecimientos que nos hablan de una crisis que debe preocuparnos, en tanto que, nos guste o no, somos satélites de su modus operandis mundial, razón por la cual debemos estar atentos, cosa de no hundirnos con el barco.
Los invito a mi blog: Inquietudesajbd.blogspot.com.co

Más Noticias de esta sección

Publicidad