Educación sueño samario

Columnas de Opinión
Tamaño Letra
  • Font Size

Escrito por:

Manuel Vives Noguera

Manuel Vives Noguera

Columna: Opinión

e-mail: [email protected]

La política de entre los muchos aspectos que abarca como la lucha por el acceso al poder público y un servicio social a la comunidad tiene una necesaria y estrecha relación con la priorización de necesidades, es decir, es del ámbito político establecer cuál es la prioridad de un pueblo, con ocasión a ello se han generado los diferentes partidos políticos los cuales se diferencian en cuanto a la priorización de necesidades.

En nuestros días los partidos políticos sufren la crisis de la pérdida de ideologías y consecuentemente se reducen a ser un simple requisito formal para acceder a la lucha por el poder público.

Para algunas administraciones la prioridad se ha desviado y se ha convertido en mantener su poder a toda costa, ya sea perpetuando su permanencia en este o enquistando a miembros de su familia, ahora nos hablan de sistemas masivos de transporte, sin embargo, la gran obra de Santa Marta debe estar encaminada hacia la educación, posteriormente hacia la salud, después al trabajo y seguidamente a servicios públicos domiciliarios y otros aspectos relevantes de los cuales nos hemos referido con anterioridad en otras columnas.

En materia de educación es importante destacar que el Distrito Samario cuenta con unos montos de libre destinación, con otros tantos de sistema general de participaciones, otro de regalías y finalmente uno más de impuestos a alcohol, tabaco y apuestas los cuales pueden ser destinados a materia educativa, por lo cual hay suficiente dinero para hacer progresar este campo.

De los principales requerimientos tenemos una ampliación en cobertura de básica, primaria y secundaria, construyendo nuevos colegios donde no los hay y ampliando los ya existentes de manera que se garantice sin costo alguno o al más bajo costo la educación de los niños.

La calidad de la educación solo puede incrementarse con la calidad de los maestros y sin necesidad de traer docentes de afuera deben capacitar a los que tenemos, costos que deben correr a cargo del Distrito en cumplimiento a la ley que dice que los maestros deben ser capacitados por su empleador, pero de la misma manera se les darán las cargas correspondientes a 48 horas de trabajo semanal que muchos hoy no cumplen, los pagos y prestaciones de los maestros deben ser pagadas sin demoras ni dilaciones como prioridad para no perjudicar el sistema educativo.

Es claro y sencillo identificar la problemática educativa, pro a pesar de haber dicho lo anterior no es sencillo hacerlo pues para ello hay que sacrificar otros aspectos relevantes de la ciudad, lo cual causaría molestia entre los coasociados, pero es de importancia que los samarios entendamos que no podemos mejorar sin tener un esfuerzo.

La educación no termina con el colegio y es de anotar que los costos universitarios en el magdalena no son cómodos, menos aun si los mismos estudiantes no quieren llegar a la educación superior, la universidad pública tiene costos de privada sin mencionar que solicitan grandes esfuerzos en materia bibliográfica, de transporte y otras, casi podríamos decir que las universidades públicas cobran como privadas, es por ello que el Distrito de Santa Marta debe hacer convenios con otras universidades, organizaciones no gubernamentales y sector privado para que apoyen la construcción y operación de una universidad de Samarios para Samarios cuyo costo de matricula sea cero o en su defecto el menor costo posible, de manera que quienes no pueden acceder a universidades privadas o públicas puedan ser educados en una institución universitaria de calidad, la docencia universitaria no constituye ningún negocio para quienes estamos vinculados a la academia como docentes, lo hacemos por amor y sin ningún remordimiento entre otras muchas cosas porque somos beneficiarios de tal circunstancia, estoy seguro que el sector privado como el independiente de la ciudad cuentan con personas capacitadas que a un muy bajo costo o a ninguno están dispuestas a enseñar en una universidad de Santa Marta, solo se necesitan la disposición y liderazgo de un alcalde Samario y unas instalaciones cuyo costo es ridículo en comparación con los gastos que hace en la actualidad el Distrito en otras materias que considera prioritarias, la biblioteca de la universidad puede ser la del banco de la república en convenio con esta beneficiándose la nueva universidad y a cambio el Distrito de santa Marta puede firmar un convenio donde aporta nuevas obras solicitadas por el banco en materia de las facultades que se generen en la institución educativa además puede cederle los derechos de las obras que se publiquen con ocasión a las capacidades intelectuales e investigaciones que se adelanten en la universidad de la mano del apoyo de la empresa privada siempre que estas sean vendidas a precios accesibles. Samarios vivimos en un sueño que debe ser escrito para que el suelo que pisamos nos lo haga realidad. La educación es un camino a una nueva sociedad donde la democracia está regida por la verdad y no por el voto comprado, mal hecho o inducido por error.

Más Noticias de esta sección

Publicidad