Un dictado para la paz

Columnas de Opinión
Tamaño Letra
  • Font Size

Escrito por:

Andrés Quintero Olmos

Andrés Quintero Olmos

Columna: Pluma, sal y limón

e-mail: [email protected]

Los que se quejan que las Farc -directa o indirectamente- han definido las posturas ideológicas de las últimas elecciones presidenciales, son los mismos que ahora aceptan sin titubeos que las Farc nos legislen.


Tomen sus lapiceros – dice Timochenko –, y me hacen el favor y escriben sin falta lo siguiente y se lo aprenden de memoria: “Todo lo que acuerde yo con Santos lo integraremos al bloque de constitucionalidad, punto y coma; el Congreso y las Cortes ayudarán a alcanzar tal propósito. Punto. Crearemos junto al Gobierno la justicia transicional, coma, en todo caso no cumpliremos pena alguna de cárcel y no podremos ser extraditados hacia el imperialismo. Punto. Nuestros delitos serán políticos por ser estas derivaciones del derecho universal a la rebelión. Punto. Contaremos toda nuestra verdad y asimismo podremos tener elegibilidad política. Punto final.”

No nos hemos dado cuenta pero en este país se instauró la dictadura de la paz a través de un lavado de cerebro publicitario y noticioso inédito: “Todos por la paz”, “La paz como derecho absoluto”, “La paloma de la paz”, “Imaginemos un país en paz”, “El Presidente de equis país respaldó la paz“, “La paz dará frutos económicos inconmensurables”, “Una reforma tributaria para la paz”, “Plebiscito para la paz”, “La paz traerá más educación”, “Cero cárcel para delitos de lesa humanidad en pro de la paz”, “Con paz haremos más”, “La política por la paz” “Blindaje jurídico para la paz”, “La paz es el posconflicto”, “Inversión extranjera para la paz”, “Las Farc quieren la paz”, “El presupuesto de la paz”, “La revolución de la paz”, “Sí a la paz”, “Prosperidad para la paz”, “Los enemigos de la paz”, “Los amigos de la paz somos más”, “Mi vecino y mejor amigo quiere la paz”, “El financiamiento de la paz”, “La diplomacia de la paz”, “Impuesto a la riqueza para la paz”, “Conexidad entre narcotráfico y delito político para la paz”, “Desescalamiento del lenguaje para la paz”, “Un bloque constitucional para la paz”, “El tal secuestro no existe, por la paz”, “La paz es Santos”, “El ELN es la paz”, “Las Farc son las paz”, “La paz no es Uribe”, “La ñoñomanía es la paz”, “La mermelada por la paz”, “La farpolítica es la paz”, “Las Fuerzas Armadas de la paz”, “La paz es una nota”, “Paz, equidad, educación”, “Pedagogía de la paz”, “La mano de la paz”, “Reelección para la paz”, “Una Fiscalía General para la paz”, “Votemos por la paz”, “Una prensa para la paz”, “Un marco jurídico para la paz”, “Una Unidad Nacional para la paz”, “Es mejor la paz que la guerra”, “Curules para la paz”, “Una ciudad caribe para la paz”, “Autopistas para la paz”, “Casas gratis para la paz”, etc.

El filósofo Kant, desde su tratado ético, y en contraposición a Maquiavelo, expresaba que el fin no podía justificar los medios. Sin embargo, en la Colombia utilitarista y peligrosa en la cual vivimos, el dictado de la paz lo puede todo.

@QuinteroOlmos

Más Noticias de esta sección

Publicidad