Las personas deberían quedarse en su lugar de origen

Columnas de Opinión
Tamaño Letra
  • Font Size

Escrito por:

José Tovar Delgado

José Tovar Delgado

Columna: Opinión

e-mail: [email protected]

Los colombianos deberían quedarse por siempre viviendo en sus pueblos o en las ciudades donde nacieron y han vivido la mayor parte de su vida. Esto lo decimos porque a las personas que les gusta aventurar viviendo en lugares diferentes a los de su origen, donde no tienen nada en común con sus habitantes que los haga feliz y donde serán extraños por siempre, de seguro se sentirán muy mal y tendrán que pasar muchas dificultades, ya que no es fácil encontrar trabajo, ni vivienda, si no tienen personas que les den las referencias y porque les harán falta sus familias y sus amigos de la infancia que se hayan quedado donde nacieron, bien sea en un pueblo o en una ciudad colombiana .

Comprendemos el interés de progresar de las personas y que por eso tengan tanto deseo de emigrar de su terruño donde la educación llega muchas veces solamente hasta la primaria, y no existen universidades para seguir estudiando una profesión que les guste y les dé la capacitación necesaria con el fin de poderse desempeñar lo mejor posible en el futuro. Además en muchas localidades de Colombia no se consigue un digno trabajo con un sueldo que les alcance para las necesidades familiares. Es por todo esto que pedimos al Gobierno que impulse la creación de empresas en cada ciudad y universidades de bajos costos y carreras intermedias y técnicas, para que las personas no se vayan de sus departamentos o para la capital colombiana en busca de mejores oportunidades.

Y los que deciden salir de Colombia, por las dificultades que tienen que sufrir en el país, muchas veces deben trabajar en un oficio que no les corresponde por su condición social o sus grados de estudios. Así vemos, por ejemplo en Nueva York, ingenieros, abogados, arquitectos etc. manejando taxis porque no es fácil que les den oportunidades a profesionales de otros países que llegan sin saber el idioma, ni conocer las costumbres. Y cuantas mujeres profesionales tienen que trabajar en la prostitución o en el mejor de los casos como empleadas domésticas.

Igualmente en el caso de los campesinos, el gobierno también debe darles facilidades de crédito y estimularlos para cultivar sus parcelas, ayudándolos a sacar sus productos al mercado para comercializarlos de la mejor manera posible. De esta forma estará evitando el desplazamiento hacia las ciudades donde seguramente van a pasar muchos trabajos y de ninguna manera van a estar en mejores condiciones que laborando la tierra.

Si logramos estos objetivos de seguro tendremos un país mejor cada día en todo sentido.
El lema para la ocasión debería ser: “hoy mejor que ayer, mañana mejor que hoy”.
Publicidad