El chavismo y el revocatorio

Columnas de Opinión
Tamaño Letra
  • Font Size

Escrito por:

Raúl Zapata

Raúl Zapata

Columna: Opinión

e-mail: [email protected]

En diciembre de este año habrá elecciones de gobernadores, aun en el hipotético caso de que el revocatorio no se diera. Al menos que Maduro y Diosdado estén dispuesto a quitarse totalmente la careta y dar un golpe de Estado, lo que resulta totalmente improbable, dado que todas las encuestas señalan, que más del 70 % de la población le es adverso al Presidente, por eso rehúyen el revocatorio. Siendo esto cierto, se puede afirmar que el 70 % de las Fanb también le son adversos: son el mismo país, el mismo pueblo, los mismos padecimientos; y si de la oficialidad se trata, como parte de la clase media, los porcentajes son aún mayores.

Es de esperar, que en esas elecciones el Psuv, no logre sacar un gobernador, si Maduro continúa en la Presidencia. Y eso lo saben muy bien los actuales gobernadores y los diferentes aspirantes de ese partido; a alcaldes, diputados, concejales etc. etc.; tienen las encuestas en sus manos, les conviene que el revocatorio se dé este año y mientras más pronto mejor y empezar a marcar distancia de Maduro, porque saben que este los raya. La presidencia la tienen irremediablemente perdida, con o sin revocatorio este año, Maduro no se podría mantener en la presidencia, luego de una humillante derrota en las elecciones de gobernadores, carecería totalmente de discurso. Al contrario, si sale de la presidencia ahora, podrán hacer oposición al nuevo gobierno; en el entendido que el desastre actual no se podrá resolver en uno o dos meses, es más, antes de que la situación empiece a mejorar, primero se pondrá peor: al sincerar los precios e ir a una unificación cambiaria; e intentar mantener algunas gobernaciones, apelando al legado de Chávez, que todavía no haya destruido, la crisis económica.

Por su parte, a la oposición le conviene que el revocatorio, y la elección presidencial, estén lo más cerca posible de la de gobernadores, porque irremediablemente, para lograr vencer la crisis, primero habrá que soportar “sangre sudor y lágrimas”, y eso los afectará en los procesos electorales inmediatos, aun con financiamiento del FMI, que permita la entrada de dinero fresco y se inicie un proceso de privatización que pueda reportar recurso al presupuesto nacional y financiar programas sociales, al menos a los más débiles, y se empiecen a crear incentivos al aparato productivo privado, que acabe con la escasez.

Siendo así las cosas el revocatorio se dará este año, porque le conviene a “tirios y troyanos”, el único gobernador que los acompaña, es Aristóbulo, empalagado con la idea de ser presidente el próximo año, hasta que vea que no es viable. De otra manera, si el miedo paraliza al liderazgo chavista, serán borrados del mapa político venezolano.
Publicidad