No somos indiferentes

Columnas de Opinión
Tamaño Letra
  • Font Size

Escrito por:

Alberto Linero Gómez

Alberto Linero Gómez

Columna: Orando y viviendo

e-mail: [email protected]

Todos los días estamos expuestos a las peores noticias: desastres naturales, masacres, asesinatos, etc. que nos llenan de miedo y pueden paralizarnos porque nos sentimos impotentes, porque nada podemos hacer, ante estas situaciones. El papa Francisco nos propone tres acciones muy concretas para no dejarnos absorber por esta espiral de horror y de impotencia:


1. Podemos orar en la comunión de la iglesia terrenal y celestial. No olvidemos la fuerza de la oración. Dios siempre puede hacer nuevas todas las cosas y por eso tenemos que buscar la manera de abrir espacios para que El pueda actuar. 2. Podemos ayudar con gestos de caridad, llegando tanto a las personas cercanas como a las lejanas. No podremos solucionar las situaciones globales pero si podemos ayudar a alguien que está cerca y que necesita algo que tenemos. Ayuda al hermano que está cerca y necesita de Ti No tienes que esperar tener todos los recursos para hacerlo, porque es probable que eso nunca suceda. 3. El sufrimiento del otro constituye un llamado a la conversión, porque la necesidad del hermano me recuerda la fragilidad de mi vida, mi dependencia de Dios y de los hermanos. Si pedimos humildemente la gracia de Dios y aceptamos los límites de nuestras posibilidades, confiaremos en las infinitas posibilidades que nos reserva el amor de Dios.

Aquí hay tres acciones muy concretas que te propone el Papa Francisco para que no caigas en la tentación de ser indiferente a los hermanos que están sufriendo. Lo importante es que no partícipes de esa globalización de la indiferencia. Tienes algo que hacer. Oramos juntos y pedimos a Dios su fuerza y poder.
Publicidad