Movimiento climático de jóvenes colombianos

Columnas de Opinión
Tamaño Letra
  • Font Size

Escrito por:

Jean Jiménez Fuentes

Jean Jiménez Fuentes

Columna: Opinión

e-mail: [email protected]

La agenda climática, tanto en el ámbito internacional, como en el escenario nacional, se ha visto imbuida por el influjo de un conjunto de sucesos que le han ido imprimiendo el rumbo a su alcance y a su dimensión.
Ello no ha sido un proceso aislado, sino que ha respondido a las aspiraciones más sentidas de diversos sectores de la humanidad y a las circunstancias que imponen la realidad del cambio climático en la actualidad. A la firma del Acuerdo de París, el 22 de abril de 2016, se suman, las implementación de las INDC, los Planes Integrales del Cambio Climático y la puesta en marcha del acuerdo, lo que en términos generales representa la intención por crear marcos de mitigación que permitan alcanzar la meta de mantener una temperatura a límite de 1. 5 c, en escala mundial. En todo este proceso, El Movimiento Climático de Jóvenes Colombianos (MCJC), ha venido promoviendo unos mecanismos de incidencia mediante la construcción diversas iniciativas de sensibilización que incentiven líneas para los procesos de adaptación, desarrollo de capacidades e implementación. Como esfuerzo de confluencia organizacional, su presencia tiene un carácter nacional y hacen vida en él, organizaciones como Barranquilla + 20, GEA, Ambiente y Sociedad, La Plataforma Colombiana Frente al Cambio Climático, Club Botánico Ambiental, La Ciudad Verde y CLIC, todas con una vasta experiencia en el ámbito de las negociaciones que se han venido desarrollando en el marco de la convención de las naciones unidas y con un proceso de acumulado técnico fundamental, que puede servir de insumo para el empoderamiento de los jóvenes con relación a la política pública en materia de cambio climático en Colombia.

Son inmensos los desafíos que se deben asumir en esta intención, no obstante, para ello, es preciso, mantener la presencia en los nodos de Cambio Climático, creados en el marco del Sisclima, hacer parte de los planes integrales de cambio climático, en aquellos lugares donde se estén construyendo, y motivar la agenda de incidencia entorno a las dinámicas del cambio climático con relación al posconflicto, lo que impone un desafío complejo.

Mientras tanto, es pertinente, señalar, que como iniciativa de los jóvenes colombianos, el MCJC, representa un ejercicio que inspira e impulsa, los niveles de conciencia necesarios, para abordar con mayor objetividad y contundencia, las tareas que nos arroja el cambio climático y sus impactos.
Publicidad