Elecciones de Alcalde 2011

Columnas de Opinión
Tamaño Letra
  • Font Size

Escrito por:

Manuel Vives Noguera

Manuel Vives Noguera

Columna: Opinión

e-mail: [email protected]

Soplan vientos de política y huele mal para Santa Marta. He procurado preocuparme por mi ciudad, es esta la que realmente preocupa, el Departamento está resuelto y sus días quizá estén contados si no le dan una utilidad práctica desde la óptica social, política y cultural, aún cuando pueda ser salvada y para ello requieren un análisis de los requerimientos del Departamento sin que ello implique intervenir en las competencias de los municipios y distritos, lo cual es bastante complicado y a ello me he referido en otras oportunidades.

Hasta la fecha no he sabido de un candidato que de verdad le aporte a Santa Marta, que quiera solucionar la problemática social de la ciudad, que no esté pensando en que la Alcaldía le resuelva sus problemas en vez de resolver él los de Santa Marta, por el contrario los nombres que suenan pretenden mantener la continuidad en las políticas despóticas de que ha padecido la ciudad a lo largo de su historia, los candidatos que a la fecha parecen perfilarse huelen a corrupción, a indiferencia, a prepotencia y todo eso huele muy mal.

Santa Marta es una ciudad que en los últimos años se ha mostrado más afectada por sus gobernantes, cansada de los maltratos, corrupción, engaños, mentiras e inclusive de su misma indiferencia, voltea las cartas hoy ante situaciones básicas, quizá por la libertad que hay ante la desaparición de grupos armados, el desvanecimiento del narcotráfico, la disolución de terroristas y otros más, sin embargo, sumergidos ante tan escalofriantes situaciones de orden público que las autoridades no han podido controlar, el pueblo hoy levanta su voz y a pesar de ello las autoridades no logran entender que la fuerza de Policía en la actualidad requiere de un cambio.

Así mismo lo requiere la política, todos nos quejamos porque un gobernante u otro no es bueno, pero a la hora de las elecciones festejamos con una sonrisa y un damos un abrazo de indiferencia a situaciones que no son, ni deben ser normales, como la compra de votos, el voto a cambio de cemento y de tejas o de ron y camisetas, como si fuera gracioso dejar en manos de personas incompetentes el destino de la ciudad que luego repercute en nosotros mismos y del mismo que ahora nos quejamos, igualmente los lideres y otros personajes de la vida pública exigen dinero y contraprestaciones o burocracia para endosar votos, esto hace que las campañas sean costosas y que el futuro de nuestra ciudad quede comprometido con aquellos que le ofrecen altas sumas de dinero a los políticos, por tanto es culpa nuestra y de más nadie que los participantes de las elecciones no gocen de una calidad humana de mejor grado, que sean personas mal preparadas y que sirven a los intereses de otros, finalmente señores votantes ustedes de una manera u otra no son libres al votar porque su líder los compromete, porque reciben algo a cambio de su voto que esclaviza su libertad misma y porque no denuncian a los bandidos que pagan por los votos.

Señores votantes de Santa Marta, los invito a que voten por el que no les ofrece dinero, a dejar mal a los famosos líderes políticos, a no recibir nada y votar por las mejores ideas, por el mejor programa, por el mejor candidato, aunque éste sea pobre o no sea el que va a ganar y si es del caso voten en blanco, es quizá este el primer paso hacia una verdadera democracia.

No dejemos lugar a que ciertos déspotas, lobos vestidos de ovejas que aparentan preocuparse por ustedes se hagan alcaldes, por el contrario mírenlos bien analícenlos busquen a ver de donde salieron, cuánto tiempo han vivido en Santa Marta, si conocen las necesidades, si saben que es lo prioritario, si de verdad les importa la educación de Santa Marta, que piensan hacer al respecto y como. En todo caso mi invitación es que los samarios sólo votemos por samarios y no por cachacos vestidos de samarios o por personas que se esconden bajo mantas de mentiras para ocultar su corrupción. Voten bien, pero voten, es el primer paso a la democracia.

Más Noticias de esta sección

Publicidad