9 de abril, Día de la Memoria y Solidaridad con las Víctimas

Columnas de Opinión
Tamaño Letra
  • Font Size

Escrito por:

José Manjarrés Fontalvo

José Manjarrés Fontalvo

Columna: Opinión

e-mail: [email protected]

El Gobierno Nacional, a través del Plan Nacional para la atención y reparación integral de las víctimas deberá realizar las acciones tendientes a restablecer la dignidad de las víctimas y difundir la verdad sobre lo sucedido, para que estas medidas logren acciones que proporcionen bienestar y contribuyan a mitigar el dolor, la ansiedad, insomnio de los hechos que dejaron marcada la barbarie del conflicto armado interno, y conquistando el reconocimiento público del carácter de la víctima, de su dignidad, nombre y honor, ante la comunidad y el ofensor:  

hoy podemos decir sin equívocos;  que todos los seres humanos nacen libre e iguales en dignidad y derechos y, dotados como están de razón y conciencia, deben comportarse fraternalmente los unos con los otros, basados en los principios de la libertad, la justicia, y la paz en el mundo  que tiene por base el reconocimiento de la dignidad intrínseca y de los derechos iguales e inalienables de todos los miembros de la familia humana, se puede  decir que los derechos humanos son la más importante conquista de la humanidad. Ningún otro descubrimiento, ningún resultado del ingenio o la creatividad humana es más noble, más notable, más hermoso y más importante para hombres y mujeres que el catalogo simple de aquellos derechos que no pueden ser arrebatados por nadie, y que nos tienen que ser respetados por todos. Ya que los derechos humanos consagrados hoy en múltiples textos de Derecho Internacional y en todas las constituciones  democráticas del mundo, son necesarios para que la comunidad política pueda ser realmente justa y civilizada. Nuestra democracia impulsa unos de los mayores anhelos como es lograr la Paz como derecho fundamental de todos los colombianos y colombianas para que  esta sociedad sea más justa en todos ámbitos de las políticas cotidianas. Hoy el país se debate en un conflicto armado interno donde el actual gobierno busca por todos los medios consolidar la paz, a través de unos mecanismos basados en el estado de derechos y la justicia transicional en las sociedades que sufren, o han sufrido conflicto; justicia que tiene como base para que se rindan cuentas, se refuercen las normas, se genere confianza en las instituciones de justicia y seguridad y se fomente la igualdad entre los géneros. Colombia es una democracia que está a la vanguardia del proceso de justicia transicional donde su aplicabilidad se viene dando a pesar del que el conflicto no ha terminado. Hoy queremos resaltar y ponderar que este 9 de abril se conmemora el Día de la Memoria y Solidaridad con las Víctimas reseñada en la Ley 1448  y su Decreto 4800 de 2011 (Ley de Víctimas y Restitución de Tierras). Donde el Estado Colombiano realizará eventos de memoria histórica y reconocimientos de los hechos que han victimizados a los colombianos y colombianas; e insta al Congreso de la República en reunión plena a escuchar a las víctimas en una jornada de sección permanente, avances estos significativos para mejorar las condiciones de este conglomerado social sufrido por este flagelo. A sí mismo es deber de la Memoria del Estado en propiciar las garantías y condiciones necesarias para que la sociedad, a través de sus diferentes expresiones tales como víctimas, academia, centro de pensamiento, organizaciones sociales, organizaciones de víctimas y de derechos humanos así como los organismos del Estado que cuenten con competencia, autonomía y recursos, pueden avanzar en ejercicio de reconstrucción de memoria como aporte a la realización del derecho a la verdad  que son titulares de las víctimas y la sociedad en su conjunto. Razones más que valederas para extender mi tarjeta de invitación a todas la instituciones del Estado tanto municipal, distrital, departamental y nacional que tiene compromiso inaplazable con este, que hagan actos y eventos que permita visibilizar este flagelo porque de no ser así se convertiría como “un rayo de luz, cuando atraviesa un vidrio, que ni lo rompe ni lo mancha”.  

Más Noticias de esta sección

Publicidad