Poder

Columnas de Opinión
Tamaño Letra
  • Font Size

Escrito por:

Tuto Santos Araújo

Tuto Santos Araújo

Columna: La Columna de Tuto

e-mail: [email protected]

¿Usted qué quiere que haga yo?, así tan fresco le respondió el jefe de seguridad del poderoso empresario Luis Carlos Sarmiento, al mismísimo secretario de Seguridad de Bogotá, Daniel Mejía, cuando este le recriminó por no respetar las reglas de tránsito.

 

El sentirse poderoso en este país macondiano, es signo de importancia, todos le hacen loas y se arrodillan a los pies de cualquiera que pueda mostrar dinero, escoltas y lujosos carros. Es recurrente y he presenciado varias veces el descaro de los esquemas de seguridad que interrumpen el tráfico para que el jefe pase como dueño absoluto del carril.
El caso de Sarmiento Angulo refleja un doble rasero, por un lado los de clase media que no respetan las reglas de tránsito so pena de multa, o los de poderosos industriales quienes descaradamente la cometen.
Y no es cualquiera. Es el más rico del país, dueño de medios como El Tiempo, de varias entidades financieras y diversos intereses en industrias. Si él no respeta la ley, entonces que se queda para nosotros los ciudadanos de a pie.
El respetado Darío Echandía, expresó alguna vez, ¿el poder para qué? Y esta es la respuesta: para abusar, amedrantar, acallar, humillar, despotricar, perseguir, y en fin muchas más.
Ñapa 1. Según el portal las2orillas.co los señores Manuel Cepeda y Carlos Gustavo Arrieta firmaron contrato a enero, cada uno de 500 millones de pesos. Será que estos señores quienes francamente no han hecho nada ante La Haya, bajarán sus honorarios.

Ñapa 2. Hace rato el ministro de Hacienda, Mauricio Cárdenas, debió haber salido por la puerta de atrás. Sus resultados son desastrosos en términos económicos, aparte le sumamos el descalabro de Reficar y la venta de Isagén. Pero nada, aquí nadie asume responsabilidad política. ¿Será que en el Congreso le jalan la moción de censura?

Más Noticias de esta sección

Publicidad