Zonificar el agro

Columnas de Opinión
Tamaño Letra
  • Font Size

Un reciente estudio del Instituto Geográfico Agustín Codazzi (Igag) indica que los mejores suelos para cultivar en Colombia están en el Vichada, Meta, Antioquia, Cundinamarca, Santander, Magdalena, Córdoba, Cesar, Bolívar y Sucre. Según el Igag, el área productiva de estos diez departamentos es de 8.4 millones de hectáreas, de las cuales el 42 % se encuentra en los departamentos de la región Caribe.


Con esta valiosa información, la Unidad de Planificación Rural Agropecuaria (Upra), debería dedicarse desde ya a elaborar los mapas de zonificación agrícola que permitan determinar (de acuerdo con las condiciones agroecológicas, mercados y pronósticos climáticos del Ideam) los cultivos que deben fomentarse en dichos departamentos y los calendarios de siembras. De igual manera, Corpoica debería dedicarse a investigar y producir las variedades de semillas que pueden ser adoptadas por los productores en esas regiones y validar los paquetes tecnológicos que deben utilizarse en cada cultivo. Solo así tendremos una verdadera política de ordenamiento del sector productivo y de manejo del riesgo agropecuario.

Tener un valioso instrumento de zonificación permitió que la superficie agrícola de Brasil pasara de 37 a 55 millones de hectáreas en los últimos 20 años con cultivos de algodón, arroz, frijol, soja, sorgo, trigo, maíz, cacahuates y girasol. La zonificación agrícola de riesgo climático (así se llama en el país carioca) se implementó por primera vez en 1996, para la siembra de trigo y en la actualidad están incluidos 40 cultivos. Desde entonces, los agricultores brasileros han obtenido los mejores rendimientos en maíz (10 ton/ha), soja (3.3 ton/ha) y algodón fibra (1.5 ton/ha), para mencionar unos casos. Los nuestros obtienen el 50 % de esas producciones.

En Brasil los incentivos y ayudas que destina el Ministerio de Agricultura, Pecuario y Abastecimiento (Mapa), se direccionan teniendo en cuenta la zonificación agrícola. Para citar algún ejemplo: cuando el gobierno de Lula tomó la decisión de fomentar los cultivos de algodón y soja, los estudios de zonificación determinaron que las mejores zonas eran las de Mato Grosso, Bahía, Paraná, Río Grande do Sul, Goiás, Minas Gerais y Maranhao. Rápidamente, el Gobierno direccionó grandes inversiones públicas en construcción de distritos de riego, vías y servicios públicos. A los productores se les aprobaron créditos a largos plazos con tasas de interés bajas y un subsidio a la prima del seguro rural. Hoy, Brasil es el segundo exportador de soja en el mundo y el tercero en algodón.

En Colombia existe el mito que refuerza la idea de que nuestras tierras son ideales para todo tipo de cultivos, sembramos en las montañas y criamos ganado en la planicie, aprovechando menos del 5% de las tierras del país.

Ya el Igac dio el primer paso, ahora le corresponde al Ministerio de Agricultura y Desarrollo Rural, a través de la Upra, elaborar los mapas de Zonificación Agrícola, de tal manera que los productores del campo tengan una herramienta básica de planificación de sus cultivos y calendarios de siembras.
En el tintero: El próximo jueves 7 de abril, El Heraldo reunirá a los principales dirigentes gremiales y empresarios del país en Valledupar para debatir sobre las perspectivas de la agroindustria en la región Caribe. Excelente iniciativa.

Publicidad