¿Es la democracia el mejor sistema político? Parte 3

Columnas de Opinión
Tamaño Letra
  • Font Size

Escrito por:

Andrés Quintero Olmos

Andrés Quintero Olmos

Columna: Pluma, sal y limón

e-mail: quintero[email protected]

El hecho que haya voto libre, sufragio universal y representantes elegidos por mayorías no significa que exista democracia. Democracia es tener el pueblo el poder de decidir.
¿Da igual que el pueblo elija o decida? Sin darnos cuenta, hemos venido llamando democracia algo que no lo es. La representatividad no equivale a democracia, pues no es lo mismo elegir que decidir. Vivimos dentro de gobiernos representativos (las mal llamadas democracias indirectas), lo cual quiere decir que elegimos a los que después deciden por nosotros, sin nosotros tener la última palabra. La demostración de esto es la existencia de la “democracia participativa”, que no es más que un eufemismo para afirmar que el pueblo no tiene como tal la soberanía.


Elegimos a nuestros representantes, pero ¿tenemos incidencia sobre lo que estos deciden durante sus mandatos? ¿Es el representante un verdadero mandatario de su electorado? ¿No es más bien este un profesional de la política y un concentrador de poder? ¿Es el político, durante su mandato, un tirano elegido democráticamente?
En “El Contrato Social”, Rousseau afirmaba que una norma solo podía ser ley si el pueblo, no sus representantes, lo decidía. Los mandatarios, para el filósofo, solo tenían que elaborar las leyes y ponerlas a consideración popular (a contravía de lo que existe hoy). Los atenienses ya lo habían implementado dos mil años antes que Rousseau, pero se dieron cuenta de algo fundamental: los políticos no podían ser elegidos democráticamente, solo lo podían ser por sorteo (a partir de una lista que filtraba la mediocridad), con el fin único de limitar los excesos de poder. Este método prevenía la compra de votos y daba plena igualdad política. Hoy en día no lo podríamos creer pero, para los creadores de la democracia, una elección democrática se hacía por sorteo. Siendo así, ¿en qué momento comenzamos a confundir la democracia con la representatividad? Los federalistas James Madison y John Adams rechazaban la democracia por considerarla una emanación de las pasiones humanas y por ser tanto injusta como tiránica. Para ellos eran mejores los gobiernos representativos porque era mejor el imperio de las leyes que el de los hombres. En consecuencia, como el pueblo no era de confiar, había que canalizar su soberanía mediante la elección de una élite de representantes (la plutocracia): “un reducido número de ciudadanos que se reúnen y administran personalmente el gobierno”. Y así nacieron nuestros actuales modelos políticos.
Pero entonces, ¿cómo llamaríamos a un sistema político que concentra el poder en pocas manos y en donde no decide el pueblo sino los intereses de las mayorías dominadas por el poder económico? ¿A esto le hemos llamado democracia? ¿No es esto más parecido a la autocracia? De esta forma, ¿cómo saber si la democracia es el mejor sistema político si realmente no la conocemos? @QuinteroOlmos

Más Noticias de esta sección

Publicidad