Desconcierto gringo

Columnas de Opinión
Tamaño Letra
  • Font Size

Escrito por:

Cecilia Lopez Montaño

Cecilia Lopez Montaño

Columnista Invitada

e-mail: [email protected]

Realmente es una especie de privilegio haber estado en la capital de Estados Unidos, Washington D.C., en momentos importantes de esta insólita campaña presidencial.

Con un Presidente actual como Obama, más valorado en el exterior que en su país, pero que está dejando una huella clara en la historia de sus relaciones con América Latina, los candidatos de la actual campaña generan desconcierto en la población. Para ser justos esto es mucho más cierto entre los republicanos que entre los demócratas, pero cuando se veía a Hillary Clinton totalmente segura, Sanders le gana en tres estados importantes: Hawái, Alaska y Oregón.

Hillary es el establecimiento gringo, con todo el dinero y con una candidatura muy fuerte para ganar su nominación del partido demócrata. Sanders es catalogado de populista porque está a la izquierda del mapa político actual y lo sorprendente es que su mayor apoyo viene de los jóvenes siendo él el más viejo de todos los candidatos. Aunque asegura la prensa que es muy difícil quitarle la nominación a Hillary Clinton, lo que se viene  puede ser muy importante. Nueva York será el centro de una gran disputa donde Sanders quiere “humillar a Clinton” en el lugar que ella representó en el Senado.

Pero lo realmente desconcertante para los votantes informados en la capital de Estados Unidos es lo que está sucediendo dentro del partido republicano. Muchos lo reconocen: nadie ni en su momento más optimista creyó que un personaje como Donald Trump pudiese llegar hasta donde está hoy, ganando de lejos la nominación del partido. Mucho análisis se requiere para entender este fenómeno político. Para los outsiders, es realmente increíble que en un país donde están las mejores universidades del mundo; donde la innovación y la creatividad le da lecciones a todos; donde su presidente es el mandatario más importante del planeta, una persona que representa todo lo contrario, tenga tanto éxito. 

Para algunos esta  candidatura exitosa es un rechazo del pueblo norteamericano a la política actual, al comportamiento de su establecimiento cada vez más rico frente a una clase media que se reduce. Pero en realidad ante las propuestas de Trump como la de construir un muro entre México y Estados Unidos que deben pagar los mexicanos, y otras similares, muchos sienten que el norte de la política de su país se ha perdido. Y lo más grave es que sus contenderos en ese partido, están compitiendo con él con propuestas tan insensatas o peores. Ted Cruz, su mayor competidor actual, no genera tampoco tranquilidad; es un moralista y un seguidor ciego de las políticas de Ronald Regan, ahora denominadas “vintage”. Es decir, con valor pero de épocas anteriores. Es una campaña inusual, por decir lo menos, porque en el caso republicano está la nominación entre un payaso y un dogmático, afirman muchos.

Pero tampoco están felices los demócratas. Para amplios sectores de este partido es muy triste que la primera vez que una mujer llegue a la Presidencia, Hillary Clinton, lo haga en medio de una campaña llena de candidatos mediocres lo que haría pensar que su elección fue el resultado de escoger el menos malo. Obviamente son las palabras de quienes no creen en ella, ojalá no sea simplemente por ser mujer. Independientemente de estos malos augurios, si una mujer mayor llega a la Presidencia de los Estados Unidos, muchas puertas deben abrirse a las mujeres del mundo en el campo en donde los logros son escasos: el poder político. De todas formas hay un gran desconcierto gringo frente a las próximas elecciones presidenciales. Eso es innegable.

Más Noticias de esta sección

Publicidad